La historia

Cronología de Vetulonia

Cronología de Vetulonia


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.


Licor

El lictor romano (de ligare, lo que significa & # 8220to vincular & # 8221) fue un funcionario inferior que inicialmente precedió a los reyes (rex) Roman, y luego algunos altos funcionarios y emperadores. De hecho, su papel era proteger a importantes figuras de Roma que ocupaban imperio, o poderes militares, civiles y religiosos. Imperio era propiedad de los siguientes funcionarios: dictador, cónsules y pretores . En el caso del dictador, fue imperio summum, es decir, poder ilimitado, el cónsul tenía el llamado imperium maius (mayor autoridad), mientras que el pretor tenía el llamado imperium menos (autoridad menor). Las personas que eran dueñas del imperio tenían derecho a sentarse en la silla curule y usa la escolta de lictores. El número de lictores y las varas que sostenían indicaba el alcance del poder oficial.


Lucio Corsi Altura, Peso y Medidas

A los 27 años, la altura de Lucio Corsi no está disponible en este momento. Actualizaremos la altura, el peso, las medidas corporales, el color de ojos, el color del cabello, el tamaño del zapato y del vestido de Lucio Corsi lo antes posible.

Estado físico
Altura No disponible
Peso No disponible
Medidas corporales No disponible
Color de los ojos No disponible
Color de pelo No disponible

Estado de citas y relaciones

Actualmente está soltero. No está saliendo con nadie. No tenemos mucha información sobre su relación pasada y cualquier compromiso anterior. Según nuestra base de datos, no tiene hijos.

Familia
Padres No disponible
Esposa No disponible
Hermano No disponible
Niños No disponible


Cronología de Vetulonia - Historia

Toscana, cuna de las fasces, ¿inspirando el Nuevo Orden Mundial?

Alta extrañeza por el capitán guardarropa


Estaban completamente hechos de metal, el hacha tenía dos hojas y, finalmente, las fasces etruscas eran extremadamente pequeñas. Se ha dicho que el hallazgo de Vetulonia es solo un modelo en miniatura, pero este es un método pobre: ​​para rescatar una interpretación, se introduce una hipótesis. Por supuesto, las dudas sobre este hallazgo no prueban que las fasces no vinieran de Etruria. Un argumento a favor de esta tradición es que la etimología menos convincente de la palabra lictor es que se deriva de una palabra etrusca que significa "real". fasces

El historiador griego antiguo Herodoto sugirió en su libro Las historias que los etruscos emigraron del pequeño país de Lidia en Asia Menor. Aunque otro historiador griego, Dionisio de Halicarnaso, creía que los etruscos eran indígenas, el historiador romano Livio y el historiador griego Polibio estaban de acuerdo con Herodoto.


1937 - Trípoli: Mussolini entre las fasces del lictor, pronuncia un discurso dirigido a todos los musulmanes de Libia fuente

El fascismo tuvo muchos nombres en muchos países diferentes: el Partido Nacional Socialista de los Trabajadores Alemanes (Nazi) en Alemania, la Legión del Arcángel Miguel (Guardia de Hierro) en Rumania, la Cruz de Flecha en Hungría, la Ustasha en Croacia, la Falange en España . Independientemente del nombre, todos los partidos fascistas compartían una ideología similar.

El fascismo toma su nombre del símbolo del Partido Fascista italiano, las fasces.

Al igual que la esvástica, las fasces tuvieron una larga y honorable historia antes de que Mussolini y sus matones fascistas se apropiaran de ella. Tres fasces aparecen en el sello fascista verde oscuro de 10 centesimo del Nuevo Gobierno, Italia Scott 159, que se muestra en la Figura 2, que se emitió para conmemorar el primer aniversario de la toma del poder de Mussolini en 1922.

Las fasces son un haz de varas y entre ellas un hacha con una hoja saliente. Las fasces eran un símbolo de la república romana que encarnaba la fuerza en la unidad. Individualmente, las varillas y el mango del hacha podrían romperse. Unidos, eran irrompibles.


Hitler


Mussolini


Junta de Bush


Washington se apoya en fasces

Lincoln tiene dos en los brazos de su silla

el gran sello- el agarre de las águilas representa un fasces

Guardia Nacional- criss cruzado

a ambos lados de la bandera en el bit de cinco dólares

¿El relacionado con la guerra fría? Gladio- espada de doble filo

Operación de la OTAN: el fascismo secreto

Se formaron ejércitos secretos en Francia, Bélgica, los Países Bajos y Alemania Occidental, a menudo dirigidos, como es natural, por ex oficiales de las SS. No solo esperaron a que los rusos entraran en marcha, sino que reunieron enormes depósitos de armas (muchos de ellos que siguen desaparecidos), compiló listas negras de izquierdistas y, en Francia, participó en complots para asesinar al presidente DeGaulle ".
Grandes éxitos de la CIA

Italia no fue la única en tener unidades encubiertas de "quedarse atrás" en funcionamiento. La operación abarcó toda Europa occidental. En Francia, la unidad se llamaba "Glaive", de nuevo con el nombre de una espada Gladiatorial. La unidad de Austria se llamaba "Schwert", que también significa espada. En Turquía, la unidad se llamó "Red Sheepskin" y en Grecia "Sheepskin". La unidad de Suecia se llamó "Sveaborg". En Suiza fue por el título P26. Otras unidades en Holanda, Bélgica, España, Portugal, Alemania, Noruega, Luxemburgo, Dinamarca y Holanda permanecen sin nombre. No menos importante, la unidad del Reino Unido se conocía simplemente como "Stay Behind".

La información que surgió en los últimos años sugiere que el concepto de "quedarse atrás" surgió por primera vez en Gran Bretaña. Fuentes militares de alto rango dijeron al periódico The Guardian en diciembre de 1990 que una red guerrillera británica ya estaba en su lugar después de la caída de Francia en 1940. Numerosos "escondites" de brazos fueron enterrados para su uso posterior por un batallón de esquí de las fuerzas especiales de la Guardia Escocesa bajo la dirección de liderazgo del brigadier "Mad Mike" Calvert. Después de la guerra, se tomó la decisión de crear nuevas unidades en toda Europa. El plan fue concebido por el Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos y encabezado por la recién formada CIA.
Operación Gladio

Reclutó a los ex policías de Mussolini en bandas paramilitares financiadas y entrenadas en secreto por la CIA, aparentemente para luchar contra los soviéticos, pero en realidad para llevar a cabo ataques terroristas atribuidos a la izquierda.

Empleó toda la gama de tácticas de guerra psicológica, incluido el pago de millones en fondos para sobornos a partidos políticos, periodistas y otros contactos influyentes para inclinar las elecciones parlamentarias contra la izquierda.

Creó un servicio secreto y una estructura gubernamental paralela vinculada a la CIA cuyos `` activos '' intentaron varias veces derrocar al gobierno electo.

y el Primer Ministro Aldo Moro, quien fue secuestrado y asesinado en circunstancias misteriosas luego de ofrecer traer comunistas al Gabinete.
arquitectura del poder político moderno

* = Alan y John Foster Dulles - Cromwell y Sullivan -
Brown Bros Harrimen - Prescott Bush - Skull & Bones - CIA - Junta militar de EE. UU.

"Algunos estadounidenses eran simplemente intolerantes e hicieron sus conexiones con Alemania a través de la firma Sullivan y Cromwell de Allen Dulles porque apoyaban el fascismo. Los hermanos Dulles, que estaban en él por lucro más que por ideología, organizaron inversiones estadounidenses en la Alemania nazi en la década de 1930 para asegurar que a sus clientes les fue bien con la recuperación económica alemana ".
nazis en el ático

América primera familia y algunos de sus amigos preferidos

198o BATALÓN DE POLICÍA MILITAR-Guardia Nacional del Ejército de Kentucky

Las fasces, una antigua insignia de autoridad utilizada por los magistrados romanos, simboliza la aplicación de la ley y el orden y el mantenimiento de altos estándares disciplinarios, la misión básica de la organización. La punta de flecha y los colores azul, blanco y rojo de la Mención de la Unidad Presidencial de Filipinas conmemoran el servicio de la unidad como organización de artillería en el Teatro del Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial. El amarillo y el rojo son los colores de la bandera nacional de Vietnam del Sur y se refieren al servicio en ese país.

LEMA: "HONOR A LA INTEGRIDAD DEL SERVICIO".

Diseño aprobado: 21 de mayo de 1976.

1 Diseño de borde basado en las fasces, o antiguo símbolo romano de autoridad.
2 Designación de rango.
3 Los rayos de un sol poniente representan una ubicación en la costa oeste.
4 Réplica del Ayuntamiento con tres características simbólicas: Las líneas ascendentes de las torres representan el espíritu incansable e inflexible de los fundadores de la Ciudad. Las alas laterales representan el crecimiento expansivo desde el primer "El Pueblo". La base amplia representa la base firme de la Ciudad.
5 El sello de la ciudad describe: la historia de la ciudad a través de los españoles, mexicanos, autónomos y estadounidenses controlan su sitio como un prolífico lugar de jardín y la influencia temprana de los padres de la misión.
6 Designación de ciudad y departamento.
7 Forma ovalada, única en el diseño de la insignia cuando se adoptó en 1940.
8 Número de placa o símbolo de rango.
Departamento de policía de Los Ángeles.

¿Es esto realmente apropiado para una sociedad moderna?

Incluso si el símbolo de las fasces se usa solo para simbolizar la "autoridad". Sigue siendo un símbolo derivado de un antiguo IMPERIO.

¿Por qué es esto? ¿Lo haría más aceptable si todos supiéramos su significado?

¿Por qué muchas de las capitales del mundo están llenas de simbolismo de los imperios antiguos?

Si estos símbolos están destinados a funcionar y existir dentro de la sociedad, ¿cómo es posible que sus significados no sean conocidos por la mayoría de los que viven y trabajan alrededor de ellos?

¿Son fasces las columnas jónicas?

La orden toscana fue la más simple de las órdenes clásicas. Se cree que se deriva de los templos etruscos y romanos tempranos y que, al igual que el orden dórico, refleja una construcción de madera. La distinción más obvia entre el toscano y otros órdenes es que las columnas nunca tienen estrías, sino que siempre son lisas.
LA ORDEN TOSCANA

El orden jónico forma uno de los tres órdenes o sistemas organizativos de la arquitectura clásica, siendo los otros dos órdenes canónicos el dórico y el corintio. (Hay dos órdenes menores, el robusto orden toscano y la rica variante del corintio, el orden compuesto, agregado por escritores de arquitectura italianos del siglo XVI).

El orden jónico se originó a mediados del siglo VI a.C. en Jonia, la costa suroeste y las islas de Asia Menor colonizadas por griegos jónicos, donde se hablaba un dialecto jónico.


Los romanos de aldea a imperio

Gracias a varias publicaciones recientes, aquellos que enseñan estudios de historia romana de pregrado ahora tienen la ventaja de seleccionar un libro de texto que se adaptará mejor a sus cursos individuales. 1 La aparición de Los romanos de aldea a imperio (en adelante RVE) es una adición bienvenida a las que ya están disponibles. RVE está dirigido al lector general con educación universitaria y, presumiblemente, a estudiantes universitarios. Tiene fortalezas considerables, particularmente en las abundantes ilustraciones que acompañan al texto, incluido el acceso a versiones en línea de casi todos los mapas a través de un acuerdo con el Ancient World Mapping Center. 2 Además, ahora que el costo de los libros de texto parece estar siempre en aumento, el precio del libro de $ 39.00 debería hacerlo atractivo para los estudiantes.

Este admirable e implícito objetivo de asequibilidad ha sido quizás la razón de algunas decisiones editoriales en alcance y contenido, más notablemente la decisión de concluir con el reinado de Constantino en lugar de continuar hasta la desaparición del Imperio y # 8217 en Occidente en el siglo V o para cualquier número de puntos de inflexión aún posteriores. Los autores abordan esta difícil elección en el Prefacio, argumentando que los desarrollos políticos y administrativos en los siglos IV y V d.C. habrían requerido un tratamiento extenso que no podría adaptarse sin restar calidad a los capítulos anteriores. El argumento es bueno, y podría agregarse que escribir un libro de texto de historia romana que atraiga a todos es seguramente una tarea imposible. Sin duda, cada instructor tendrá su propia idea del libro de texto & # 8216perfect & # 8217. Si bien RVE será menos adecuado para aquellos que deseen extender la cobertura del Imperio a la Antigüedad Tardía, logra un buen equilibrio entre un libro de texto introductorio básico y un relato más profundo de la historia romana y debería ser útil para la mayoría de los cursos de historia romana.

El libro está dividido en 13 capítulos, con mayor atención a la Italia primitiva y la República (cap. 1-8) que al Principado. La razón de este énfasis en el período republicano es que los autores de RVE han diseñado el libro como una historia del desarrollo del estado romano ya que la mayoría de las instituciones y costumbres de Roma fueron producto de la República, es sensato que este libro Debería tomarse el tiempo para hacer hincapié en los cimientos de estas instituciones. En términos generales, los capítulos se dividen en unidades manejables de aproximadamente 30 páginas, aunque algunos de los capítulos más profusamente ilustrados son comprensiblemente más largos. RVE procede cronológicamente, insertando periódicamente secciones temáticas, ya sea donde nuestro material de origen es débil en términos de detalles históricamente verificables (como para la República Temprana, cap. 2) o cuando los desarrollos en la historia política y militar brindan la oportunidad de discutir los cambios sociales y sociales. clima cultural (como en las secciones sobre la vida urbana en el siglo I d.C., cap. 11). Cada capítulo tiene una sección para lecturas sugeridas, que es un lugar útil para que los estudiantes comiencen a investigar en cualquier área en particular. El material final del libro # 8217 incluye una línea de tiempo, un glosario, una sección sobre los principales autores antiguos, un índice detallado y un nomenclátor.

La disposición cronológica de RVE & # 8217 hace evidente cómo avanza el libro. En lugar de examinar cada capítulo individualmente, esta revisión ofrece una muestra de las fortalezas y debilidades del trabajo, dividida aproximadamente en dos partes, los capítulos sobre la República seguidos por los que tratan sobre el Imperio.

Primero, algunas observaciones generales. A pesar de ser un trabajo de varios autores, RVE mantiene una voz narrativa constante en todo momento. El texto está escrito en una prosa clara que ofrece un relato ricamente detallado (en algunos lugares demasiado detallado) y completo de la historia romana. Los mapas son excelentes y frecuentes, al igual que, en general, las ilustraciones. Hay subtítulos sustantivos para acompañar cada ilustración, pero relativamente poca conexión con el texto en sí. La línea de tiempo al final del libro está dividida en columnas geográficas que ayudan al lector a establecer conexiones con eventos que suceden al mismo tiempo pero en diferentes regiones. En términos de contenido, RVE ofrece una narrativa tradicional y en gran medida objetiva de la historia romana. Este aspecto tiene efectos tanto positivos como negativos: si bien la narrativa está libre de interpretaciones polémicas o, en general, controvertidas, no da a los lectores una idea del vigor del debate en algunas áreas. Por ejemplo, cuestiones como la cuestión del & # 8216imperialismo & # 8217 romano en el siglo III a. C. recibir un tratamiento cuidadosamente neutral: en la sección sobre la Primera Guerra Púnica (págs. 105-11) no se menciona la insistencia romana de que fue una guerra defensiva, solo que & # 8220 el senado estaba dividido sobre el tema & # 8221 (105 ). Hasta cierto punto, esta neutralidad se remedia en las listas de materiales sugeridos para lectura adicional, pero los lectores se beneficiarían de una oración o dos en estas secciones que podrían dar una idea de las principales preguntas relevantes para el capítulo.

En los capítulos 1-8, el enfoque principal está en el desarrollo de las instituciones y la política del estado romano. Como tal, el tratamiento del período regio es escaso, especialmente en el tema de los relatos literarios o mitológicos de los reyes. La evidencia arqueológica y la historiografía se tratan en los capítulos 1 y 2 respectivamente, y ambas discusiones presentan una descripción valiosa de las ventajas y limitaciones de cada clase de evidencia. RVE identifica las muchas influencias culturales de los etruscos en el desarrollo de la Roma temprana y transmite muy bien el punto de que, al principio, Roma era simplemente una de las numerosas ciudades latinas. La estructura de los capítulos 3-5 a menudo permite la cobertura de los asuntos internos en la primera mitad de cada capítulo, seguida de un relato de las guerras extranjeras en la última parte. Los lectores saldrán con una sólida comprensión de la política en Roma, ya que temas como el cursus honorum, las asambleas, el concepto de nobilitas y el crecimiento de las élites municipales recibe un tratamiento extenso. Las guerras extranjeras de Roma se tratan con total naturalidad, a veces con meticuloso detalle. Por ejemplo, bajo la rúbrica & # 8220Guerras en el centro y norte de Italia & # 8221 se presenta a los lectores la siguiente lista: & # 8220Por 280, los romanos habían hecho alianzas con las ciudades etruscas de Vulci, Volsinii, Rusellae, Vetulonia, Populonia, Volaterrae , y Tarquinii. & # 8221 (p. 87) El punto de la lista es notar el trato diferente que recibió Caere, pero seguramente hubiera bastado con hacer una afirmación más generalizada sobre la mayoría de las ciudades etruscas vel sim. Ninguno de estos pueblos recibe una atención significativa en el resto del trabajo. El tratamiento de RVE & # 8217 de la República Tardía (cap. 6-8) cubre adecuadamente los principales eventos y temas del siglo I a.C.: la Guerra de Jugurthine, el surgimiento de Cayo Mario Saturninus Drusus y # 8217, tribunate, la Guerra Social, Sulla Spartacus, el surgimiento de Pompeyo y Craso las Guerras Mitrídatas la conspiración Catilinarian César & # 8217s consulado y el llamado Primer Triunvirato Cicerón Clodio César & # 8217s marchan en Italia la Guerra Civil y sus secuelas. Aún así, es un poco torbellino y algunos temas, como la conspiración catilinariana, reciben menos atención (aproximadamente dos páginas) de lo que normalmente cabría esperar. El período previo a la guerra civil de 49-46 a. C. se enmarca principalmente como una contienda entre César y Pompeyo más que entre César y la facción Optimate del Senado.

Ciertos aspectos de la cobertura de RVE & # 8217 sobre la República son desconcertantes o problemáticos. Aunque el libro está muy bien editado, hay un desafortunado error en el nombre del último rey (Tarquinius Priscus para Tarquinius Superbus) en la página 48. De manera más general, algunas secciones parecen desproporcionadamente largas a expensas de otras. En el capítulo 3, por ejemplo, se encuentran dos páginas completas sobre el gobierno de Alejandro Magno, aparentemente como un precursor de la historia de Pirro. De nuevo hay una sobreabundancia de detalles en el relato de la actividad romana en España, se dan los nombres completos de no menos de nueve cónsules del siglo II, junto con numerosas tribus y nombres geográficos en el espacio de unas tres páginas (123-27). . Por el contrario, se omite el epílogo de Hannibal & # 8217 después de Zama. La disposición de dos temas en particular es especialmente desconcertante. Primero, la campaña de Sila contra Mitrídates VI de Ponto se discute parcialmente en su lugar cronológico (p. 188), pero los antecedentes de la guerra y su resultado final se retrasan hasta el próximo capítulo, donde recibe una atención completa (y algo repetitiva). (págs. 213-19). Quizás sea comprensible que el resultado de las guerras contra Mitrídates aparezca con el relato de la carrera de Pompeyo en Oriente, pero el trasfondo realmente pertenece antes. En segundo lugar, aparece una sección sobre & # 8216Roman Women & # 8217 (págs. 209-11) entre la narrativa de Pompeyo y Craso & # 8217 primer consulado en el 70 a. C. y el comando de Pompeyo contra los piratas. Por qué esta sección debe colocarse aquí no está claro de inmediato. Sería mucho más adecuado en un capítulo posterior, especialmente porque un tercio de la discusión se refiere a la legislación matrimonial de Augustus. Dada la extensa cita del Laudatio Turiae En el Recuadro 9.1 (p. 274), una posible solución podría ser agrupar estas dos secciones en un capítulo separado sobre las mujeres romanas.

A pesar de estas objeciones, la presentación de RVE & # 8217 de la historia republicana es completa e impresionante. La historia del Imperio Romano también se maneja con destreza. El capítulo 9 está dedicado exclusivamente al impacto de Augusto en las instituciones del estado romano. Particularmente convincente es la discusión sobre el Acuerdo de Augusto (págs. 291-93). También son dignas de mención las ilustraciones aquí, especialmente las imágenes de alta calidad de monedas y varios tipos de retratos. Los capítulos 10-11 examinan a los julio-claudianos, flavianos y los primeros reinados de los & # 8216Cinco buenos emperadores & # 8217, pero también incluyen secciones sustantivas sobre temas administrativos (por ejemplo, & # 8220Económico y cambio social & # 8221 & # 8220Ejército & # 8221 & # 8220 Economía & # 8221 & # 8220 Vida intelectual & # 8221 & # 8220 Ciudades y provincias & # 8221 & # 8220 Diversidad: Mujeres, idiomas locales y cultura & # 8221) y actividades culturales (por ejemplo, & # 8220 Teatros y procesiones & # 8221 & # 8220 Circos y carreras de carros & # 8221 & # 8220 El anfiteatro y los juegos de gladiadores & # 8221 & # 8220 Religión estatal y culto imperial & # 8221). Es aquí donde la intención de los autores de sintetizar la historia social y cultural con la historia política (p. Xxii) es más evidente y más exitosa. RVE enfatiza el desarrollo de una cultura romana unificada e influyente en este período y recuerda al lector que el contacto del ciudadano común con las altas esferas de la sociedad imperial era extremadamente raro. Los Severanos, la crisis del siglo III, la tetrarquía y el ascenso de Constantino comprenden los dos últimos capítulos (12-13). Al igual que el capítulo sobre Augusto, el capítulo 12 es particularmente fuerte y ofrece un relato animado y sin trabas de las dinastías Antonina y Severa. La narrativa enfatiza la creciente & # 8216globalización & # 8217 del Imperio bajo emperadores como Caracalla y Elagabalus. Las secciones extensas sobre el derecho romano (págs. 416-20) y la ciudadanía romana (págs. 421-425) también sirven para enfatizar la difusión de la cultura romana por todo el Mediterráneo. La verdadera joya de este capítulo es el tratamiento del desarrollo del cristianismo en los dos primeros siglos del Imperio. Se advierte a los lectores que tengan cuidado con las suposiciones anacrónicas sobre las relaciones romano-cristianas en este período y se enfatiza la conexión continua entre religión y política. La cobertura de RVE & # 8217 sobre la complicada crisis del tercer siglo es clara y sensata.

El tratamiento de RVE & # 8217 del Imperio es completo y en general satisfactorio. Sin embargo, algunos elementos requieren comentarios. El espacio en un libro de texto tan ambicioso siempre es escaso, pero sería deseable tener selecciones representativas del Res Gestae en un cuadro de texto para acompañar la discusión. En el capítulo sobre los Julio-Claudianos, Germánico & # 8217 esposa Agrippina no aparece Sejano & # 8217 las formas astutas reciben sólo una breve mención y las circunstancias que llevaron a Tiberio a retirarse de Roma se narran sólo después del hecho de su traslado a Capri (págs. 321-22). La erupción del Monte Vesubio y la importancia de Pompeya y Herculano para nuestra comprensión de la cultura urbana romana se relega principalmente a los títulos que acompañan a algunas de las ilustraciones (por ejemplo, Figuras 7.1 y 10.5). Una tabla que muestre los sucesivos Augusti y Caesares bajo la tetrarquía ayudaría a aclarar la cadena, a menudo confusa, de nombres que suenan similares en este período.

El libro está bien elaborado y casi sin errores. Además del error mencionado anteriormente, solo noté un error tipográfico (p. 13 mujeres para & # 8220woman & # 8221). Sin embargo, la política de las cursivas es desconcertante y no hay una indicación fácilmente discernible de cómo se supone que funciona. Parece que una palabra extranjera está en cursiva la primera vez que aparece en un capítulo, pero no después. Pero incluso si esto es así, la política se aplica de manera inconsistente. Así, por ejemplo, uno encuentra equites en la página 318 y 325, pero & # 8220equites & # 8221 y & # 8220eques & # 8221 en las páginas 332-33. Los términos en cursiva parecen ser los que se enumeran en el glosario, una o dos palabras que explican que la política sería útil.

Tales sugerencias pueden aumentar los costos de producción del libro y, por lo tanto, restar valor a su valor como un tratamiento económico pero completo de la historia romana. Sin embargo, se espera que de esta manera una empresa ya impresionante se convierta en sobresaliente. RVE es un libro de texto sólido que satisfará a la mayoría de los instructores y proporcionará una excelente introducción a la historia romana para el lector en general.

1. Algunos que vienen a la mente de inmediato son (1) Ward, Allen M., Fritz M. Heichelheim y Cedric A. Yeo, Una historia del pueblo romano 4a ed., (Prentice-Hall, 2003) (2) Le Glay, Marcel, Jean-Louis Voisin y Yann Le Bohec, Una historia de Roma, 3a ed., (Blackwell, 2005) (BMCR 2005.06.04) (3) Christopher S. Mackay, La antigua Roma: una historia militar y política (Cambridge, 2005) (BMCR 2005.09.45).

2. Cabe señalar que la URL de los mapas ha cambiado de la proporcionada en la sección & # 8220Notes to the Reader & # 8221. Sin embargo, el sitio antiguo conserva un puntero al nuevo. Además, no es bastante cierto que & # 8220 copias digitales gratuitas de cada mapa & # 8221 están disponibles en el sitio web. Los dos mapas topográficos (8.4 y 9.3) de Roma no aparecen en los resultados de búsqueda.


CESENIO D'ETRURIE

Nota individual

Une douzaine de cités confédérées, formant une nation, et correspondant à autant de Lucumonies formait la Ligue étrusque basée sur la dodécapole: Véies, Caeré, Tarquinia, Vulci, Volsinii novi, Clusium, Pérouse, Cortone, Arretium, Volaterrae, Vellaeulonia.

À chaque ville correspondaient autant de distritos comprenant des cités plus petites, des bourgs et des village. Chaque cité était administrée par un Lucumon, gouverneur issu de l & # 39aristocratie. Cependant, il existait d & # 39autres magistrats: le vocable zilath par exemple, apparaît à plusieurs reprises dans l & # 39épigraphie et était relatif à une magistrature.

Les villes étrusques étaient nombresuses, les plus importantes étaient:

  1. au sud de la Toscane: Caeré, Tarquinii, Vulci, Veji, Volsinies, Populonia (la seule cité à être aussi un port)
  2. au centro: Clusium, Cortona, Arezzo, Pérouse, Rusellae, Vetulonia
  3. au nord: Pisae, Fiesole, Volterra et aussi, Volsinii.

Les premières villes étrusques ne présentaient pas de plan caractéristique, mais les villes plus tardives furent aménagées selon un plan orthogonal: deux axes, nord-sud (cardo) et est-ouest (decumanus) formant une intersection à partir de laquelle s & # 39ordonnait la ville, dessinant des îlots effectés à des fonctions diverses (espace public, espace sacré, habitations). Aducción d & # 39eau, égouts, chauffage «central», comptent parmi les inventions reprises ultérieurement par les Romains.


Contenido

Los orígenes de los etruscos se pierden principalmente en la prehistoria, aunque los historiadores griegos ya en el siglo V a.C., asociaron repetidamente a los tirrenos (Tyrrhēnoi / Τυρρηνοί, Tyrsēnoi / Τυρσηνοί) como pelasgos. Tucídides [4.109], Herodoto [6.137] y Estrabón [5.2] (citando Anticlides) todos denotan a Lemnos asentado por pelasgos que Tucídides identifica como "perteneciente a los Tyrsenoi"(τὸ δὲ πλεῖστον Πελασγικόν, τῶν καὶ Λῆμνόν ποτε καὶ Ἀθήνας Τυρσηνῶν), y aunque Estrabón y Herodoto [1,94] están de acuerdo en que la migración fue dirigida por Tirreno, hijo de Lido [1.94], rey de Tyrrhenus / Atys. citando Anticlides), especifica que fueron los pelasgos de Lemnos e Imbros los que siguieron a Tyrrhenus / Tyrsenos a Italia.El vínculo pelasgiano lemniano se manifestó aún más con el descubrimiento de la estela de Lemnos, cuyas inscripciones fueron escritas en un lenguaje que muestra fuertes semejanzas estructurales con el idioma de los tirrenos (etruscos). [9] Dionisio de Halicarnaso [1.17-19] registra una migración pelasga de Tesalia a la península italiana y señala que ". los Pelasgi se hicieron dueños de algunas de las tierras pertenecientes a los Umbri"y Herodoto [1.94] describe cómo los Tyrsenoi emigraron de Lidia a las tierras de los Umbros (Ὀμβρικούς). Estrabón [6.2] así como el Himno homérico a Dioniso [7.7-8] haga una mención notable de los tirrenos como piratas. [10] Plinio el Viejo puso a los etruscos en el contexto del pueblo raético del norte y escribió en su Historia natural (79 d. C.): [11]

"Junto a estos, los noricanos (alpinos) son los Raeti y Vindelici. Todos están divididos en varios estados. Se cree que los Raeti son personas de raza toscana expulsadas por los galos, su líder se llamaba Raetus".

Los historiadores no tienen literatura ni textos originales de religión o filosofía, por lo tanto, gran parte de lo que se sabe sobre esta civilización se deriva de bienes funerarios y hallazgos de tumbas. [12] Un estudio de ADN mitocondrial de 2013 sugirió que los etruscos eran probablemente una población indígena. El estudio extrajo y tipificó la región hipervariable del ADN mitocondrial de catorce individuos enterrados en dos necrópolis etruscas, analizándolos junto con otras muestras etruscas y medievales, y 4.910 individuos contemporáneos de la cuenca mediterránea. La comparación de secuencias de ADN antiguas (30 etruscos, 27 individuos medievales) y modernas (370 toscanos) ha sugerido que los etruscos pueden considerarse ancestrales. Al considerar más a fondo dos muestras de Anatolia (35 y 123 individuos), podría estimar que los vínculos genéticos entre Toscana y Anatolia se remontan al menos a hace 5.000 años, lo que sugiere fuertemente que la cultura etrusca se desarrolló localmente, y no como una consecuencia inmediata de la inmigración de las costas del Mediterráneo Oriental. Entre las poblaciones antiguas, se encuentra que los antiguos etruscos son los más cercanos a una población neolítica de Europa Central. [8] [13]

Un estudio de ADNmt de 2007 confirmó que los etruscos no estaban relacionados sustancialmente con las poblaciones de cazadores-recolectores del Paleolítico superior de Europa y que no mostraban similitudes con las poblaciones del Cercano Oriente. Otro estudio de ADN anterior realizado en Italia, sin embargo, dio crédito en parte a la teoría de Herodoto, ya que los resultados mostraron que 11 linajes de ADN mitocondrial menores extraídos de diferentes restos etruscos no se encuentran en ningún otro lugar de Europa y se comparten solo con personas del Cercano Oriente de Anatolia. [14] Otra fuente de datos genéticos sobre los orígenes etruscos ha sido desarrollada por Marco Pellecchia y Paolo Ajmone-Marsan en la Universidad Católica del Sagrado Corazón en Piacenza. Toscana tiene cuatro razas de ganado antiguas. Al analizar el ADN mitocondrial de estas y otras siete razas de ganado italiano, Ajmone-Marsan descubrió que las razas toscanas se parecían genéticamente al ganado del Cercano Oriente. Las otras razas italianas estaban vinculadas al norte de Europa. [14]

Esta última hipótesis da crédito a las hipótesis principales, que afirman que los etruscos son indígenas, probablemente provenientes de la cultura villanovana o del Cercano Oriente. [15] La expansión etrusca se centró tanto en el norte más allá de los Apeninos como en Campania. Algunas pequeñas ciudades en el siglo VI a. C. desaparecieron durante este tiempo, aparentemente consumidas por vecinos más grandes y poderosos. Sin embargo, es cierto que la estructura política de la cultura etrusca era similar, aunque más aristocrática, a la de Magna Grecia en el sur. La minería y el comercio de metales, especialmente cobre y hierro, llevaron a un enriquecimiento de los etruscos y a la expansión de su influencia en la península italiana y el mar Mediterráneo occidental. Aquí sus intereses chocaron con los de los griegos, especialmente en el siglo VI a. C., cuando los foceos de Italia fundaron colonias a lo largo de la costa de Cerdeña, España y Córcega. Esto llevó a los etruscos a aliarse con los cartagineses, cuyos intereses también chocaban con los griegos. [16] [17]

Alrededor del 540 a. C., la batalla de Alalia condujo a una nueva distribución del poder en el Mediterráneo occidental. Aunque la batalla no tuvo un ganador claro, Cartago logró expandir su esfera de influencia a expensas de los griegos, y Etruria se vio relegada al norte del Mar Tirreno con plena propiedad de Córcega. Desde la primera mitad del siglo V a.C., la nueva situación política internacional supuso el inicio del declive etrusco tras perder sus provincias del sur. En 480 a. C., Cartago, aliada de Etruria, fue derrotada por una coalición de ciudades de Magna Grecia liderada por Siracusa. Unos años más tarde, en 474, el tirano de Siracusa, Hierón, derrotó a los etruscos en la batalla de Cumas. Etruria's influence over the cities of Latium and Campania weakened, and it was taken over by Romans and Samnites. In the 4th century, Etruria saw a Gallic invasion end its influence over the Po valley and the Adriatic coast. Mientras tanto, Roma había comenzado a anexar ciudades etruscas. This led to the loss of the Northern Etruscan provinces. Etruria was conquered by Rome in the 3rd century BC. [16] [17]

Etruscan League

According to legend, there was a period between 600 BC and 500 BC in which an alliance was formed among twelve Etruscan settlements, known today as the Etruscan League, Etruscan Federation, o Dodecapoli (in Greek Δωδεκάπολις). The Etruscan League of twelve cities was founded by two Lydian noblemen: Tarchon and his brother Tyrrhenus. Tarchon lent his name to the city of Tarchna, or Tarquinnii, as it was known by the Romans. Tyrrhenus gave his name to the Tyrrhenians – the alternative name for the Etruscans. Although there is no consensus on which cities were in the league, the following list may be close to the mark: Arretium, Caisra, Clevsin, Curtun, Perusna, Pupluna, Veii, Tarchna, Vetluna, Volterra, Velzna, and Velch. Some modern authors include Rusellae. The league was mostly an economic and religious league, or a loose confederation, similar to the Greek states. During the later imperial times, when Etruria was just one of many regions controlled by Rome, the number of cities in the league increased by three. This is noted on many later grave stones from the 2nd century onwards. According to Livy, the twelve city-states met once a year at the Fanum Voltumnae at Volsinii, where a leader was chosen to represent the league. [18]

There were two other Etruscan leagues: that of Campania, the main city of which was Capua, and the Po Valley city-states in the North, which included Spina and Adria.


Nouvelle Génération

/>Etruscan art styles are relatively unfamiliar to modern readers, compared to Greek and Roman art, for a number of reasons. Etruscan art forms are classed as Archaic period , their earliest forms roughly similar in period to the Geometric period in Greece (900-700 BC). The few surviving examples of Etruscan language are written in Greek letters, and most of what we know of them are epitaphs in fact, most of what we know of Etruscan civilization at all is from funerary contexts rather than domestic or religious buildings.

Who Were the Etruscans?

An Art Chronology

Etruscan Wall Frescoes

Etruscan musicians, reproduction of a 5th century BC fresco in the Tomb of the Leopard at Tarquinia. Getty Images / Private Collection

Engraved Mirrors

Bronze Etruscan mirror depicting seated Meleager surrounded by Menelaus, Castor and Pollux. 330-320 BC. 18 cm. Museum of Archaeology, inv. 604, Florence, Italy. Getty Images / Leemage / Corbin

Procesiones

Etruscan terracotta neck-amphora (jar), ca. 575-550 BC, black-figure. Upper frieze, procession of centaurs lower frieze, procession of lions. The Met Mueum / Rogers Fund, 1955

Bronze Workmanship and Jewelry

Gold ring. Etruscan civilization, 6th Century BC. DEA / G. NIMATALLAH / Getty Images


Vetulonia Timeline - History

Malta&rsquos Role in the Phoenician, Greek and Etruscan Trade In the Western Mediterranean

Anthony Bonanno
Source: Melita Historica. New Series. 10(1990)3(209-224)

  1. Were they carried to Malta all the way from Phoenicia? - Proto-Corinthian and eastern Greek pottery are regularly found in coastal cities of the east. 23
  2. Were they picked up from some emporion on the way, say from Cyprus, Rhodes, or even Crete?
  3. Or did they reach Malta through a Sicilian or North African intermediary?

Acknowledgements

    Such as in S. Moscati, Il Mondo dei Fenici , Milan 1966, 241-7 id ., Tra Cartagine e Roma , Milan 1971, 41-49 id ., I Cartaginesi in Italia , Milan 1977, 285-298 id ., Italia Punica , Milan 1986, 329-342 id . et al ., The Phoenicians , Milan 1988, 206-9 A. Ciasca, &ldquoMalta&rdquo, in F. Barreca et al ., L&rsquoEspansione Fenicia nel Mediterraneo (Relazioni del Colloquio in Roma, 4-5 maggio 1970), Rome 1971, 63-75. A. Ciasca, &ldquoRicerche puniche a Malta&rdquo, in F. Barreca et al ., Ricerche Puniche nel Mediterraneo Centrale , Rome 1970, 91-108 ead . &ldquoNota sulla distribuzione di alcune ceramiche puniche maltesi&rdquo, II e Colloque International sur l&rsquoHistoire et l&rsquoArchéologie de l&rsquoAfrique du Nord, Grenoble, 5-9 avril 1983 , Bulletin Archéologique , 19 (1983) fasc. B, 17-24 A.J. Parker, &ldquoSicilia e Malta nel commercio marittimo dell&rsquoantichita&rdquo, Kokalos 22-23 (1976-77) 622-31, pls.CXXXIII-CXXXVIII G. Hölbl, Ägyptisches Kulturgut auf Malta and Gozo , Vienna 1989 See among many others, D. Baramki, Phoenicia and the Phoenicians , Beyrut 1961 J. Pairman Brown, The Lebanon and Phoenicia I, Beyrut 1969 D. Harden, The Phoenicians , Harmondsworth 1980 G. Garbini, I Fenici. Storia e Religione , Naples 1980. G. Brunnens, L&rsquoExpansion Phénicienne en Méditerranée , Bruxelles-Paris 1979 S. Moscati, Cartaginesi , Milan 1982 id ., Il Mondo Punico , Torino 1980 H.G. Niemeyer (ed.), Phönizier im Westen , Die Beiträge des Internationalen Symposiums über &ldquoDie phönizische Expansion im westlichen Mittelmeerraum&rdquo in Köln vom 24. bis 27. April 1979 , Mainz.1982, passim E. Acquaro, Cartagine: un Impero sul Mediterraneo , Rome 1978. From which is derived the Italian Cartaginesi . From which is derived the Italian Punici . Report on the Working of the Museum Department 1961, Malta 1962, 6-7, fig.5 Parker, Sicilia e Malta (n.2), 622-3. See T. Tusa, &ldquoI Fenici e i Cartaginesi&rdquo, Sikanie , Milan 1986, 577-631 id ., &ldquoLa problematica archeologica relativa alla penetrazione fenicio-punica e alla storia della civiltà punica in Sicilia&rdquo, in R. Romeo (ed.), La Storia della Sicilia I , Naples 1979, 145-61 S. Moscati, L&rsquoArte della Sicilia Punica, Milan 1987 S.F. Bondì, &ldquoPenetrazione fenicio-punica e storia della civiltà punica in Sicilia&rsquo, in R. Romeo, La Storia della Sicilia , I, Naples 1979, 163-218. Mozia VII-IX, Rome 1972-78. I. Tamburello, &ldquoPalermo punico-romana&rdquo, Kokalos 17 (1971) 81-96 ead ., &ldquoPalermo antica (III)&rdquo, Sicilia Archeologica , 38 (1978) 42-53 R. Camerata Scovazzo & G. Castellana, &ldquoNecropoli punica di Palermo&rdquo, Sicilia Archeologica 45 (1980) 43-54. P. Pelagatti, &ldquoSiracusa. Elementi dell&rsquoabitato di Ortigia nell&rsquoVIII e VII secolo a.C., Cronache di Archeologia e di Storia dell&rsquoArte , Catania, Università 17 (1978) 119-33. G. Bacci, &ldquoCeramica dell&rsquoVIII e VII secolo a.C. a Messina&rdquo, Cronache di Archeologia e di Storia dell&rsquoArte , Catania, Università 17 (1978) 100-3. This problem is treated extensively by Bondì, Penetrazione fenicio-punica (n. 8) 163-218 id ., &ldquoI Fenici in Occidente&rdquo, Modes de Contacts et Processus de Transformation dans les Sociétés Antiques (Coll. École Française de Rome 67) Pisa-Rome, 379-400 and Tusa, La problematica archeologica (n. 8) 145-61. S. Tusa, &ldquoLa statua di Mozia&rdquo, La Parola del Passato , 213 (1983) 445-56 Moscati, Arte (n. 8) 73-6. For example, L. Breglia, Le Antiche Rotte del Mediterraneo Documentate da Monete e Pesi, Rome 1966, 122, pls. II-III. J.G. Baldacchino & T.J. Dunbabin, &ldquoRock tomb at Għajn Qajjet, near Rabat, Malta&rdquo, Papers of the British School at Rome , 21 (1953) 32-41. Annual Report on the Working of the Museum Department 1926-27 , Malta 1927, 8 W. Culican, &ldquoThe repertoire of Phoenician pottery&rdquo, Phönizier im Westen , Mainz 1982, 45-82. Annual Report on the Working of the Museum Department 1916-7, Malta 1917, 9-10. Ciasca, Malta (n. l) 67-8. Baldacchino-Dunbabin, Għajn Qajjet (n.16) 37-8, fig. 6, pl. XIII G. Tore, &ldquoIntorno ad un &lsquotorciere&rsquo bronzeo di tipo cipriota da San Vero Milis (S&rsquoUraki)-Oristano&rdquo, Atti del I Convegno di Studi &ldquoUn Millennia di Relazioni fra la Sardegna e i Paesi del Mediterraneo&rdquo , Selargius-Cagliari 1985 , Cagliari 1986, 65-76. G. Hölbl, &ldquoEgyptian fertility magic within Phoenician and Punic culture&rdquo, in A. Bonanno (ed.), Archaeology and Fertility Cult in the Ancient Mediterranean , Amsterdam 1986, 202 id ., Ägytisches Kulturgut im Phönikischen and Punischen Sardinien , Leiden 1986,141, 268, 421 id ., Malta and Gozo (n.2). As they provide the basis for the dating of the associated Phoenician material and of the end of Prehistory and the beginning of Ancient History for the Maltese islands, these archaic Greek pots deserve a special note. Previously they have been assigned to the second half of the eighth century (bibl. in A. Bonanno, &ldquoThe tradition of an ancient Greek colony in Malta, Hyphen IV, 1 (1983) 15-6, nn. 84-8) mostly on datings suggested by Dunbabin (Baldacchino-Dubabin, Għajn Qajjet (n.16) 40) and accepted by W. Culican, (&ldquoAspects of Phoenician settlement in the western Mediterranean&rdquo, Abr-Nahraim 1 (1961) 48) and Ciasca ( Malta (n.1), 64). In more recent years, however, both Culican and Ciasca have lowered their date to the second half of the seventh century: see Ciasca, &ldquoInsediamenti e cultura dei Fenici a Malta&rdquo, in Niemeyer (ed.), Phönizier im Westen (n. 4) 148. As to the Proto-Corinthian skyphos from the Mtarfa tomb, experts in this field concur on a date in the first half of the seventh century B.C.: see Culican, Phoenician Pottery (n. 17), 76-8, fig. 13-4. S. Moscati, La Civiltà Mediterranea , Milan 1980, 30-5. Ciasca, Malta (n.1), 71 Moscati, Civiltà Mediterranea (n.23), 254. Missione Archeologica Italiana a Malta, Rapporto Preliminare della Campagna 1963-70, Rome 1964-71: sections on Tas-Silġ. S. Moscati, &ldquoUn avorio di Tas-Silġ&rdquo, Oriens Antiquus 9 (1970) 61-4. Id ., &ldquoUn pilastrino da Tas-Silġ&rdquo, Rivista degli Studi Orientali 39 (1964) 151-4 id ., &ldquoAlcune colonnette da Tas-Silġ&rdquo, Oriens Antiquus 5 (1966) 15-8. Ciasca, Malta (n.1), 100: &lsquostile fenicio-cipriota&rsquo. Ibid ., 100. J.D. Evans, The Prehistoric Antiquities of the Maltese Islands: a Survey , London 1971, 225-8 D.H. Trump, Skorba , London 1966, 44. Ciasca, Insediamenti e Cultura (n.22) 142. Annual Report on the Working of the Museum Department 1923-24 , Malta 1924, 23. Ciasca, Malta (n.1), 65-6, 72. G. Purpura, &ldquoSulle vicende ed il luogo di rinvenimento del cosiddetto Melqart di Selinunte&rdquo, Sicilia Archeologica 46-7 (1981) 87-93. In K. Müller, Geographi Graeci Minores I , Paris 1885 (repr. Hildesheim 1965) 89. Ciasca, Malta (n.l), 72-3. A. Bonanno, &ldquoDistribution of villas and some aspects of the Maltese economy in the Roman period&rdquo, Journal of the Faculty of Arts (University of Malta) IV, 4 (1977) 77, n.26. Ciasca, Ceramiche Puniche Maltesi (n.2), 22-3. Ciasca, Ricerche Puniche , (n.2), 101 ead ., Malta (n.1), 75. Moscati, Civiltà Mediterranea (n.23) 254. M. Gras, Trafics Tyrrhéniens Archaïques , Rome 1985, 299-300. Tore, &lsquoTorciere&rsquo Bronzeo (n.20), 65-76. B.J. Shefton, &ldquoGreeks and Greek imports in the south of the Iberian Peninsula. The archaeological evidence&rdquo, in Niemeyer (ed.), Phönizier im Westen (n.4) 337-70, fig. 2, nn. 38-45. Moscati, Il Mondo dei Fenici (n.1), 241. Ciasca, Ceramiche Puniche Maltesi (n.2), 17-24. P. Bartoloni, &ldquoUn&rsquourna punico-maltese dal canale di Sardegna&rdquo, Rivista di Studi Fenici , 9 (1981), supplemento, 1-5. Ciasca, Ceramiche Puniche Maltesi (n.2), 24, n.31. Ibid ., 23-4, n. 30. Ciasca, Ricerche Puniche , (n. 2), 102. M. Gras, &ldquoLa piraterie tyrrhénienne en mer Égée, myth ou réalité?&rdquo in L&rsquoItalie Préromaine et la Rome Républicaine , (Mélanges offerts à Jacques Huergon), Rome 1976, 341-69. J. Busuttil, &ldquoPirates in Malta&rdquo, Melita Historica V, 4 (1971) 308-10 M. Pallottino, &ldquoScrigno tarquinese con rilievi d&rsquoavorio arcaici&rdquo, Rivista dell&rsquoIstituto d&rsquoArcheologia e Storia dell&rsquoArte 5 (1935) 37ff. M. Martelli, &ldquoGli avori tardo-araici: botteghe e aree di diffusione&rdquo, in Il Commercio Etrusco Arcaico (Quaderni del Centro di Studio per l&rsquoArcheologia Etrusco-italica 9), Rome 1985, 216-23, fig. 36 Report on the Working of the Museum Department 1962, Malta 1963, 6, pl. 4. M.A. Del Chiaro, The Genucilia group: a Class of Etruscan Red-figured plates (University of California Publications in Classical Archaeology) III, 4 (1957) 284. L. Bacchielli, &ldquoUn &lsquoPiattello di Genucilia&rsquo. I rapporti di Cirene con l&rsquoItalia nella seconda metà del IV sec. a.C.&rdquo, Quaderni di Archeologia della Libia 8, Rome 1976, 99-107. Ibid ., 100, n.13.

nizaar/Melita%20Historica.html
For more information on Malta, visit Malta Historical Society

DISCLAIMER: Opinions expressed in this site do not necessarily represent Phoenicia.org nor do they necessarily reflect those of the various authors, editors, and owner of this site. Consequently, parties mentioned or implied cannot be held liable or responsible for such opinions.

DISCLAIMER TWO:
This is to certify that this website, phoenicia.org is NOT in any way related to, associated with or supports the Phoenician International Research Center, phoeniciancenter.org, the World Lebanese Cultural Union (WLCU) or any other website or organization foreign or domestic. Consequently, any claims of association with this website are null.

The material in this website was researched, compiled, & designed by Salim George Khalaf as owner, author & editor.
Declared and implied copyright laws must be observed at all time for all text or graphics in compliance with international and domestic legislation.


Contact: Salim George Khalaf, Byzantine Phoenician Descendent
Salim is from Shalim, Phoenician god of dusk, whose place was Urushalim/Jerusalem
"A Bequest Unearthed, Phoenicia" &mdash Encyclopedia Phoeniciana

This site has been online for more than 22 years.
We have more than 420,000 words.
The equivalent of this website is about 2,200 printed pages.


Ver el vídeo: Cronología de Calamardo Bob Esponja - Lalito Rams (Mayo 2022).