La historia

Cuchillo desafilado

Cuchillo desafilado


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Dull Knife nació en Montana alrededor de 1810. Miembro de la tribu Cheyenne, desarrolló una reputación como un exitoso líder de guerra. Sin embargo, el 10 de mayo de 1868, fue uno de esos líderes que firmaron el Tratado de Fort Laramie.

En 1875, Dull Knife participó en ataques contra el Shoshoni. Al año siguiente, sus hombres participaron en la derrota del general George A. Custer en Little Bighorn.

El ejército de los Estados Unidos respondió ahora aumentando el número de soldados en el área. Cuando los soldados comandados por Ranad Mackenzie atacaron las aldeas de Cheyenne, Dull Knife y Little Wolf encabezaron un grupo de 300 personas en un viaje de 1.500 millas hacia el norte hasta sus antiguos terrenos de caza.

Dull Knife se rindió en Fort Robinson, pero Little Wolf regresó a Montana. En enero de 1879, Dull Knife lideró una fuga, pero en el proceso murió un tercio estimado del grupo.

Dull Knife murió cerca del río Rosebud en 1883.


Nunca un momento aburrido

Escrito por Ernie Smith el 22 de agosto de 2017

Hoy en tedio: Obviamente, los cuchillos, con sus hojas afiladas para cortar cosas, han existido desde siempre; son un ingrediente clave de cualquier película de terror, película de terror o misterio de asesinato que se haya creado. Pero aquí hay una pregunta que no creo que mucha gente haya reflexionado (principalmente porque no se espera que les guste yo): ¿Por qué los filetes tienen sus propios cuchillos especiales y por qué los metemos en bloques gigantes de madera? ¿para almacenamiento? ¿Y los cuchillos de mantequilla? ¿Qué les pasa? Tonight's Tedium tiene todas las respuestas a sus preguntas relacionadas con la cuchilla de la cena. - Ernie @ Tedium

Cómo nos imaginamos que el cardenal Richelieu abordó el tema: "¡Cuántas veces tengo que decirles, calzas, no se rasquen los dientes con un cuchillo!" (Wikimedia Commons)

Cómo la etiqueta hizo que los cuchillos de comedor perdieran sus filos

Por supuesto, antes de que existiera el cuchillo de carne, existía el cuchillo de mesa o el cuchillo de mantequilla. A medida que avanzan los diseños de cuchillas, es bastante débil, e intencionalmente.

La razón de esto se remonta a casi 400 años e involucra a un clérigo francés molesto. El cardenal Armand Jean du Plessis, duque de Richelieu y Fronsac —o el cardenal Richelieu para abreviar— se molestó por los modales en la mesa de quienes comían con cuchillos puntiagudos, que se usaban como forma de escarbar los dientes.

Tenía los bordes de los cuchillos redondeados, dice la leyenda, en un esfuerzo por disuadir el mal comportamiento de sus invitados.

Esto rompió la tradición en torno al uso de cuchillos. Mira, las hojas de los cuchillos fueron durante mucho tiempo la forma principal en que las personas comían alimentos; a diferencia de las servilletas, que no siempre eran un hecho, siempre eran un elemento clave de la comida. A menudo, las culturas medievales comían con un solo cuchillo (el suyo, que traían consigo a la cena) y con las manos. La introducción del tenedor en la cultura europea cambió la forma en que interactuamos con los cuchillos, al igual que lo hizo con las servilletas.

El cardenal Richelieu era un hombre poderoso e influyente, y su enfoque de desafilar los cuchillos ganó suficiente aceptación que en 1669, 27 años después de su muerte, el rey Luis XIV emitió un decreto que declaraba ilegales los cuchillos puntiagudos en Francia, ya sea dentro de la casa o en público. De repente, muchos cuchillos afilados se desafilaron bastante.

Lo siento, no pude encontrar un cuchillo en mi cajón de basura. (MarkMartins / Pixabay)

Esa decisión, señala Henry Petroski La evolución de las cosas útiles, tuvo un efecto a largo plazo en la evolución del cuchillo desde el bolsillo hasta la mesa:

Tales acciones, junto con el creciente uso generalizado de tenedores, le dieron al cuchillo de mesa su ahora familiar hoja de punta roma. Hacia fines del siglo XVII, la hoja se curvó en forma de cimitarra, pero este contorno se modificaría durante el siglo siguiente para que se volviera menos parecido a un arma. El extremo romo se hizo más prominente, no solo para enfatizar su brusquedad, sino que, dado que era probable que el tenedor emparejado tuviera dos puntas y, por lo tanto, no fuera una cuchara eficiente, sirviera como una superficie sobre la que se pudiera amontonar la comida para llevarla a la boca.

La navaja de bolsillo, por supuesto, nunca desapareció, y honestamente, tampoco la necesidad de tener una hoja afilada en la mesa.

Pero tomaría hasta mediados del siglo XX para que la herramienta adecuada gane realmente popularidad.

“Cada vez que diseño una manija, paso por la misma puerta. Cómo se encontró la puerta, no lo sé ".

- Thomas Lamb, un diseñador industrial del siglo XX, discutiendo su trabajo con asas en la revista Diseño industrial. Lamb se hizo conocido en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial por sus años de investigación en el diseño de manijas, cuyo resultado principal, la manija de bloqueo de cuña, se hizo tan conocida que tuvo una exhibición de su trabajo en el Museo de Arte moderno en 1948. Recibió una patente para un mango de cubertería en 1954, momento en el que licenció su trabajo a una empresa llamada Alcas, que lanzó una línea de cuchillos llamada Cutco en 1952. Sí, el mismo Cutco que la gente vende a puerta. a puerta — y usa ese diseño de manija en la actualidad.

Los famosos cuchillos para carne de Carvel Hall, con las hojas cubiertas y los mangos agrietados. ¡Son viejos! (Marinero de época / Flickr)

Cómo los cuchillos afilados volvieron a la mesa en la era moderna

Obviamente, los cuchillos afilados nunca desaparecieron realmente; la gente en la cocina necesitaba cuchillas con filo si iban a preparar la comida.

Pero lo que podría sorprender a un observador es que los cuchillos de carne, al menos en términos de cómo los consideramos en la actualidad, no son innovaciones antiguas con siglos de historia. De hecho, el cuchillo de carne moderno no se dio a conocer realmente hasta después de la Segunda Guerra Mundial.

Un dispositivo de diseño simple y sorprendente nitidez, el punto de inflexión para el cuchillo de carne llegó en forma de abrecartas reconstituido. Ese abrecartas, diseñado por un maquinista de Maryland llamado Paul C. Culver en 1946, fue originalmente un regalo para el empresario Charles D. Briddell Jr.

El padre de Briddell, Charles Sr., era un hombre que eligió la herrería en lugar de la agricultura cuando era adolescente, y finalmente convirtió su carrera preferida en una empresa homónima. Ya era una empresa de rápido crecimiento a mediados de la década de 1940, con el equipo de construcción de la fábrica de la empresa en Crisfield, Maryland, durante la Segunda Guerra Mundial.

La compañía también estaba involucrada en la fabricación de cubiertos en ese momento, razón por la cual el regalo de Culver resultó particularmente fructífero para la familia Briddell, especialmente después de que el hermano de Charles Jr., Tom, vio la delicada artesanía del cuchillo y se dio cuenta de que hacía más sentido en la mesa de la cena que como herramienta para abrir cartas.

Según un artículo de 1953 del The Salisbury Times, Tom Briddell le pidió a Culver un juego de seis cuchillos para carne y un estuche para colocarlos, luego hizo una encuesta a nivel nacional del mercado potencial. Los hallazgos fueron claros: la gente quería un cuchillo elegante y afilado para cortar la carne, y lo querían en casa, en lugar de en un restaurante. El cuchillo resultante, el Carvel Hall, pronto salió a la venta a nivel nacional y se convirtió en el primer tipo común de cuchillo para carne que se podía comprar.

Uno de los primeros anuncios mostraba los beneficios del juego de cuchillos para carne de $ 16.50 como tal:

Ahora puede hacer lo que hacen las famosas casas de chuletas cuando sirven carne: coloque un hermoso cuchillo para carne en cada lugar. El nuevo Carvel Hall, digno compañero de la mejor plata de mesa, es un cuchillo de pura utilidad. Aunque es delgado y elegante, su calvo largo y afilado de acero fino corta el bistec más grueso con facilidad. Cada hogar necesita este inteligente juego de cuchillos para carne.

Para el momento del artículo de 1953, el abrecartas hecho a mano de Culver se había convertido en un negocio de $ 3 millones.

Eventualmente, la compañía, una vez nombrada en honor al anciano Briddell, ganaría el nombre de Carvel Hall y (debido a que era una compañía de Maryland) se haría conocida regionalmente por un diseño de cuchillo de cangrejo ornamentado.

Pero a medida que la familia Briddell abandonó la empresa, la empresa no siempre tuvo las cosas fáciles. La empresa, en la costa este de Maryland, cerró sus puertas en 1989 después de que su empresa matriz se declarara en quiebra, pero volvió a la vida en 1990 después de que otra empresa comprara la marca y reabriera la fábrica. En un área con poca población y sin muchos trabajos de manufactura, la reapertura fue un regalo del cielo.

"Carvel Hall por sí mismo representará una disminución potencial del uno por ciento en el desempleo", dijo el Director de Desarrollo Económico del Condado de Somerset, Tom Laidlaw. El Washington Post ese año.

Al final, no iba a durar. En 2000, la fábrica cerró por completo y se vendió a una empresa aeroespacial en 2004, pero finalmente no pudo mantener sus puertas abiertas.

La fábrica cerrada le está dando muchos dolores de cabeza a la comunidad cercana mientras los líderes locales intentan averiguar qué pueden hacer con este enorme edificio, y una sugerencia que llama la atención es la idea de usar la fábrica para convertir el estiércol de pollo en energía.

Es cierto que es extraño y deprimente pensar en el hecho de que una empresa tan fundamental para la forma en que comemos los alimentos se haya desvanecido tan severamente con el paso del tiempo.

Con suerte, esta breve propaganda les dará una nueva versión de los libros de historia.

“La mayoría de los buenos cocineros aprecian los cuchillos que tienen la calidad del acero pero que pueden mantener un borde afilado. Y cuando se pueden exhibir de manera hermosa y conveniente, adquieren aún más importancia ".

Inicio de Los Angeles Times columnista de la revista Joan Dektar, discutiendo algunos ejemplos tempranos del bloque de cuchillo ranurado en una historia de 1975. Este dispositivo, si bien es un pilar de la cocina bastante común en estos días (gracias al hecho de que es un buen lugar por naturaleza para guardar cuchillos), no parece haberse popularizado en su forma actual hasta finales de la década de 1970, lo que significa que durante décadas, la gente guardaban sus cuchillos de formas muy incómodas. Si bien muchos de los ejemplos destacados de Dektar, producidos por Chicago Cutlery, fueron para cuchillos más grandes, la compañía también produjo un juego para cuchillos para carne con un afilador incorporado. En estos días, la cima de la tecnología de bloques de cuchillos es el organizador de bambú, que reemplaza las ranuras del juego con cientos de varillas de bambú, lo que le permite colocar sus cuchillos de la forma que desee.

Por supuesto, algunos podrían señalar (juego de palabras intencionado) que los cuchillos para carne y los cuchillos para mantequilla normales no tienen tantas diferencias cuando los descompones, y probablemente tengas razón hasta cierto punto.

Uno es más afilado que el otro, pero cuando se trata de comer su comida, ambos se cortan en diversos grados y ambos se propagan en diversos grados.

De hecho, la empresa de alimentos y tecnología ChefSteps sugirió, como parte de sus lecciones de afilado de cuchillos, que puedes convertir los cuchillos de mantequilla en cuchillos para carne con un juego de piedras de agua japonesas o un molinillo.

Esto suena como un proyecto de bricolaje rápido y sucio de la mejor manera posible. De hecho, la primera mitad del video solo muestra a un hombre caminando por Goodwill, comprando viejos juegos de cuchillos para mantequilla.

Teniendo en cuenta que las raíces del cuchillo de carne moderno provienen de un cuchillo que se utiliza en un contexto completamente diferente, esta es básicamente la segunda vida perfecta para los cubiertos baratos.

Ernie Smith acaba de perder tu tiempo

Ernie Smith es el editor de Tedium y un snarker activo de Internet. Entre sus muchos proyectos relacionados con Internet, encuentra tiempo para pasar el rato con su esposa Cat, que es más divertida que él.


Cuchillo desafilado

Aunque Dull Knife (1810? -1883) participó activamente en la Guerra Cheyenne-Arapaho en Colorado, las Guerras Sioux por las Llanuras del Norte y también la Guerra por las Black Hills, quizás sea mejor recordado por intentar liderar casi tres cien personas de una reserva asignada de regreso a su tierra natal de Tongue River en el norte de Wyoming y el sur de Montana.

Mejor conocido por guiar a su pueblo en un valiente intento de regresar del exilio en Oklahoma a su tierra natal de Montana en 1878, el líder de los cheyennes del norte, Morning Star, nació alrededor de 1810 en el río Rosebud. Era conocido principalmente por su apodo de Dull Knife, que le dio su cuñado, quien se burlaba de él por no tener un cuchillo afilado. Un renombrado perro soldado en su juventud, Dull Knife se convirtió en miembro del Consejo de los 44 y en la década de 1870 fue uno de los cuatro jefes principales, o Viejo. Estos jefes representaban a las místicas cuatro Personas Sagradas que habitaban en los puntos cardinales del universo y eran los guardianes de la creación.

Poco se sabe de los primeros años de Dull Knife. Cuando era joven, a fines de la década de 1820, participó en una incursión contra los Pawnees. Al capturar a una niña, le salvó la vida pidiéndole que reemplazara a un miembro de su familia que anteriormente había perdido a manos de los Pawnees. Cuando se convirtió en jefe, Dull Knife convirtió a Little Woman en su segunda esposa, y la unión produjo cuatro hijas. Dull Knife tuvo otras dos esposas, Goes to Get a Drink, con quien tuvo dos hijas, y su hermana Slow Woman, con quien tuvo cuatro hijos y otra hija.

Dull Knife aparece por primera vez en la historia de los blancos en 1866, cuando se unió a Red Cloud y los Oglala Sioux para emboscar a los soldados estadounidenses al mando del capitán William J. Fetterman que viajaban por el sendero Bozeman para llegar a los campos de oro de Montana. Al final de la guerra de Bozeman Trail, los cheyennes del norte firmaron el Tratado de Fort Laramie de 1868 acordando establecerse en una reserva. El gobierno de los Estados Unidos les dio la opción de unirse a los Cuervos en Montana, los Sioux en Dakota o los Cheyennes y Arapahos del Sur en el Territorio Indio. Para forzar una decisión temprana, el gobierno retuvo los suministros y los cheyennes del norte firmaron un acuerdo el 12 de noviembre de 1874 para mudarse al territorio indio cuando el gobierno de los Estados Unidos lo considerara oportuno.

Sin embargo, estos arreglos se dejaron de lado cuando la fiebre del oro de Black Hills llevó a la guerra con los sioux y sus aliados. El acto precipitante fue un ultimátum que ordenaba a los indios regresar a las agencias en Dakota del Sur antes del 31 de enero de 1876. La Expedición Big Horn, destinada a obligar a los indios a regresar a sus agencias, se enfrentó a los sioux, los cheyennes del norte y los arapahos del norte en varios batallas, la más famosa es la pelea de Custer en Little Big Horn. Dull Knife no estaba en la aldea india ese día, pero su hijo Medicine Lodge estaba presente y murió en combate contra la Séptima Caballería.

La batalla fundamental por los cheyennes del norte ocurrió en la mañana del 25 de noviembre de 1876, cuando la fuerza del coronel Ranald Mackenzie de 600 hombres de la 4.a Caballería y unos 400 exploradores indios sorprendieron al campamento de Dull Knife en las bifurcaciones rojas del río Powder. Según los informes, los muertos en los enfrentamientos fueron uno de los hijos y un yerno de Dull Knife. Los muertos fueron alrededor de 40, pero la destrucción de la aldea y su contenido selló su destino. A todos los efectos prácticos, la campaña de 1876-77 puso fin a las guerras indias en las llanuras del norte.

La preocupación por sus hijos hizo que Dull Knife y su gente se rindieran a las tropas de Crook y Mackenzie en la primavera de 1877. En Fort Robinson se enteraron de que el gobierno había decretado que todos los cheyennes del norte serían enviados al territorio indio. Dull Knife y Little Wolf instaron a los miembros de su tribu a cumplir los deseos del gobierno. Es posible que se les haya hecho creer a los cheyennes del norte que podrían regresar a sus tierras tribales en un año si no les gustaba la vida en el sur. El viaje al territorio indio comenzó el 28 de mayo de 1877. En el grupo había 937 cheyennes del norte. Setenta días después, el 5 de agosto, llegaron a la Agencia Cheyenne y Arapaho, seleccionando un campamento a unas ocho millas al norte.

En un año, los cheyennes del norte estaban listos para regresar a su tierra natal. Hambrientos, devastados por enfermedades, presa de bandas blancas de ladrones de caballos, reacios a cultivar, críticos de las costumbres civilizadas de sus hermanos del sur, irritados por el hecho de que se les había permitido a los Arapahos del Norte permanecer en el norte, y con 50 de sus habitantes. niños muertos, ya habían tenido suficiente. Entonces a las 10:10 p.m. el 9 de septiembre un grupo de 353 cheyennes —92 hombres, 120 mujeres, 69 niños y 72 niñas— abandonó silenciosamente el lugar extranjero, dejando fuegos encendidos y postes de albergue en pie para engañar a distantes piquetes militares. Después de descubrir su partida a las tres de la mañana siguiente, comenzó la persecución del ejército, que finalmente involucró a 13.000 hombres en tres departamentos militares.

Siguiendo la ruta del Texas Cattle Trail desde Oklahoma hasta Kansas, Dull Knife y Little Wolf y sus seguidores se enfrentaron con unidades del ejército el 13 de septiembre en Turkey Springs, el 14 de septiembre en Red Hill, el 17 y 21-22 de septiembre en Sand Creek, y septiembre 27 en Punished Woman Creek, cada vez eludiendo a las tropas y continuando hacia el norte. En el viaje, Mujercita fue asesinada por un caballo que atravesó el campamento en estampida. Cuando los cheyennes que huían llegaron al noreste de Kansas, los guerreros vagaron por el campo, matando a 40 colonos blancos varones, algunos dijeron en venganza por un asesinato masivo de sus parientes por parte de blancos en el área en 1875. En Nebraska, Dull Knife y Little Wolf se separaron, el primero rumbo a Fort Robinson y Red Cloud Agency, este último a la tradicional patria del norte de Cheyenne en Montana.

El 23 de octubre, dos compañías de la 3.ª Caballería viajaron hasta Chadron Creek y capturaron a Dull Knife y su gente. Llevados a Fort Robinson, los cheyennes se enteraron el 3 de enero de que el gobierno de Washington había decidido que debían ser enviados de regreso al territorio indio. Cuando se negaron, el comandante del puesto Henry Wessells encarceló a la banda en un cuartel de caballería, cortando la calefacción, la comida y el agua. Con barricadas en las puertas y tapando las ventanas con tela para ocultar sus movimientos, los cautivos destrozaron el suelo y construyeron fosos para los rifles para controlar las ventanas. A las 10:10 de la noche del 9 de enero, los cheyennes comenzaron a disparar. Los hombres avanzaron a través de las ventanas con niños bajo el brazo, mientras las mujeres los seguían, y una vez más Dull Knife y su banda corrieron hacia la libertad. Esta vez no fueron tan afortunados. Los soldados enviaron una andanada tras otra hacia la banda que huía. Veintidós hombres, ocho mujeres y dos niños murieron en el éxodo inicial, incluida la hija de Dull Knife, Travelling Woman, que llevaba en la espalda a su hermana de 4 años. La retirada continuó durante cuatro millas en la oscuridad hasta que los fugitivos llegaron a las colinas vecinas donde la persecución ya no era posible.

Doce días después, cuatro compañías de soldados capturaron al mayor número de cheyennes restantes, inmovilizándolos en una depresión oblonga a unas 40 millas de Fort Robinson. Veintitrés indígenas fueron asesinados y nueve capturados, incluidas dos niñas, de 14 y 15 años, descubiertas debajo de los cuerpos de hombres jóvenes. Los indios muertos fueron enterrados en el hoyo donde se habían escondido. Mientras tanto, Dull Knife, Slow Woman y sus hijos restantes habían encontrado un refugio en las rocas, donde permanecieron durante diez días, manteniéndose con vida comiéndose sus mocasines. Después de dieciocho días de vagabundeo, llegaron a Pine Ridge, donde fueron escondidos por parientes sioux en una cabaña bajo un pequeño acantilado en Wounded Knee Creek.

Después de pasar el invierno en un valle protegido cerca de las bifurcaciones del río Niobrara, Little Wolf y sus seguidores se dirigieron hacia el norte. El 25 de marzo, se rindieron al teniente W. P. Clark en Yellowstone y fueron enviados a Fort Keogh. En noviembre, los funcionarios de la Oficina de la India permitieron que Northern Cheyenne en Pine Ridge se trasladara a Montana para unirse al resto. A pedido del general Nelson A. Miles, se permitió que Dull Knife regresara al valle del Rosebud. Una Orden Ejecutiva del 26 de noviembre de 1884 estableció un hogar permanente para los Cheyenne del Norte en el centro sur de Montana, al este de la reserva Crow.

Dull Knife pasó los años que le quedaban, amargado y afligido, en las colinas del sur de Montana. Entre los muertos que había dejado en Fort Robinson había dos hijas y un hijo, lo que eleva el total de sus seres queridos perdidos en un solo año a una esposa, tres hijos y dos hijas. Dull Knife murió en 1883 en la casa de su hijo Bull Hump. En 1917, el historiador cheyenne George Bird Grinnell hizo que sus restos y los de Little Wolf fueran enterrados en el cementerio de Lame Deer, donde se encuentran hoy. □


En noviembre de 1876, alrededor de 700 jinetes y 400 exploradores indios liderados por el coronel Ranald Mackenzie, quemaron el pueblo principal de Cheyenne del Norte hasta los cimientos cerca del Red Fork del río Powder, a unas 20 millas al oeste de la actual Kaycee, Wyoming. Siete soldados murieron. y unos 40 cheyenne, pero la pérdida económica y cultural de la tribu fue devastadora. La Cheyenne del Norte se rindió a las autoridades gubernamentales la primavera siguiente.

En el año de la derrota de Custer, el general George Crook dirigió tres expediciones al país de Powder River para someter a las bandas de Lakota Sioux y Cheyenne que deambulaban libremente. Las tribus derrotaron a sus tropas dos veces y les impidieron unirse a Custer. En la tercera expedición, los soldados de Crook destruyeron el pueblo de Cheyenne del Norte de Dull Knife.


Historia

El Chief Dull Knife College fue creado originalmente en septiembre de 1975 por una Ordenanza Tribal como el Programa de Acción Indígena Cheyenne del Norte, Incorporado, y recibió fondos del Centro de Asistencia Técnica Indígena de la Oficina de Asuntos Indígenas. El Consejo Tribal de Cheyenne del Norte nombró a seis directores para administrar los asuntos de la corporación.

Anteriormente conocido como Dull Knife Memorial College, CDKC pasó a llamarse en 2001 para enfatizar la importancia de Dull Knife como líder histórico y respetado del pueblo cheyenne del norte. El Jefe Dull Knife, también conocido como Jefe Estrella de la Mañana, luchando con gran coraje y contra adversidades abrumadoras, llevó a su banda de Cheyenne del Norte de regreso a nuestra tierra natal para mantener la soberanía de nuestra tribu. Como reflejo de la determinación del jefe Dull Knife, la misión principal del colegio es proporcionar liderazgo educativo y cultural a sus constituyentes.

Aunque el plan de estudios original del Colegio estaba dirigido a capacitar a estudiantes para trabajos mineros cerca de la reserva, el Colegio rápidamente expandió sus ofertas para incluir programas de transferencia postsecundaria. El College ofrece una variedad de títulos asociados, programas de certificación y mantiene acuerdos de articulación con la institución dentro del sistema de la Universidad de Montana que facilitan la transferencia sin problemas para los estudiantes. Con la incorporación de la tecnología de televisión interactiva en CDKC, el Colegio también ha podido ampliar las oportunidades para que los estudiantes de nivel superior completen títulos avanzados en línea.

A medida que la población estudiantil ha aumentado constantemente, también lo ha hecho la necesidad de adquirir nuevas instalaciones y el campus ha utilizado tecnología ecológica sostenible para construir edificios que alberguen la alfabetización de adultos, la tecnología, la guardería y las instalaciones para profesores visitantes. Todas las instalaciones fueron diseñadas y construidas utilizando la construcción sostenible de balas de paja en cooperación con la iniciativa de Vivienda para Indígenas Estadounidenses. Además, el campus alberga la Biblioteca Conmemorativa Dr. John Woodenlegs, una biblioteca de vanguardia que sirve tanto a la Universidad como a la comunidad, un Centro de Aprendizaje que brinda acceso educativo y tecnológico para la investigación y el estudio de los estudiantes, y numerosas computadoras , laboratorios de matemáticas y ciencias.


Fotos de Dull Knife Battlefield

nuevo

WY hombre
Miembro completo

Publicado por WY Man el 4 de abril de 2009 16:23:49 GMT -5

Estas son fotos que tomé en el campo de batalla de Dull Knife, Wyoming, durante la excursión de la Orden de las Guerras Indias en septiembre de 2008. Fue una oportunidad fabulosa poder ver este increíble campo de batalla, que es de propiedad privada. La terrateniente, Cheri Graves, es una reconocida experta en esta oscura pero fundamental batalla india, que tuvo lugar el 25 de noviembre de 1876 durante una tormenta de nieve. Nos mostraron unas 3 millas del campo de batalla en el escarpado Red Fork del Powder River Canyon, y almorzamos en el fondo de madera, en el sitio de la aldea india. Se debe un aprecio especial a la familia Graves por su administración en el mantenimiento de este importante campo de batalla y su amabilidad al hacerlo accesible a investigadores externos.


En la formación roja de la derecha, Ranald Mackenzie dio órdenes a su ayudante durante la batalla.


En lo alto de una larga línea de acantilados rojos, incluido el que se muestra aquí, los exploradores Shoshone dispararon contra la aldea Cheyenne en el río.


Cheri Graves, a la derecha, analiza los detalles de la batalla a los oyentes interesados ​​durante la pausa del almuerzo.

ignimbrita
Miembro completo


The Dull Knife Fight, 1876: Tropas atacan una aldea de Cheyenne en la bifurcación roja del río Powder

En 1874, después de 20 años de amarga e intermitente guerra entre el Ejército de los EE. UU. Y las tribus Cheyenne y Lakota Sioux, el gobierno de EE. UU. Envió al teniente coronel George Custer y 1.000 soldados al territorio de Black Hills de Dakota en busca de oro. Lo encontraron, y la relación ya irritable entre el gobierno de los Estados Unidos y las tribus cambió rápidamente para peor, tan rápido como un minero de oro podía agarrar su sartén.

A partir de entonces y continuando a lo largo de 1875, los buscadores acudieron en masa a las colinas en tal número que el conflicto con el norte de Cheyenne y Lakota se hizo inevitable. En un esfuerzo por controlar la situación, el gobierno tomó medidas para detener a los “vagabundos del norte”, tribus que hasta ese momento aún no se habían trasladado a las reservaciones en los territorios de Nebraska y Dakota. Esa campaña provocó la muerte de Custer y la muerte de 210 de sus hombres en el territorio del sur de Montana en el río Little Bighorn, el 25 de junio de 1876.

Después de la batalla, el gran campamento que Custer había atacado —alrededor de 8.000 personas Lakota, Cheyenne y Arapaho— se trasladó al sur, luego al este y finalmente se disolvió. El Cheyenne viajó con Crazy Horse y su Oglala Lakota durante casi un mes antes de dejarlos y dirigirse hacia el suroeste, viajando a lo largo de las estribaciones occidentales de las montañas Bighorn en el territorio norte de Wyoming.

Este fue el campamento principal del norte de Cheyenne, su número se ha estimado entre 900 y 1200. En noviembre, se trasladaron al este sobre los Bighorns y levantaron 173 albergues en el lugar que llamaron Willow Creek, más conocido como el Red Fork del río Powder, a unas 20 millas al oeste de la actual Kaycee, Wyoming.

Aquí, dos días después, el 25 de noviembre de 1876, cinco meses después de la derrota de Custer, EE. UU. las tropas los encontraron y quemaron su aldea hasta los cimientos. Esta batalla poco conocida, conocida como Dull Knife Fight o Red Fork Battle, impactó a la gente de Cheyenne durante las Guerras Indias incluso más que la pelea de Little Bighorn.

Aunque Dull Knife Fight es el nombre más común utilizado para este encuentro, Little Wolf era en ese momento el líder principal en el campamento de Cheyenne. Dull Knife era un líder anciano muy querido y respetado que impresionó a los funcionarios del gobierno con cualidades de estadista durante sus primeros tratos con la tribu. Más tarde fue una figura clave en la fuga de Fort Robinson en Nebraska en 1879. El nombre Cheyenne de Dull Knife era Morning Star, el nombre que le dieron los parientes Lakota a Dull Knife.

En esta excursión, Crook se había fijado en localizar el campamento de Crazy Horse, el recalcitrante líder de guerra Oglala Lakota. Como resultado de su liderazgo en Little Bighorn y en una pelea una semana antes con el comando de Crook en Rosebud Creek, Crazy Horse había llamado recientemente la atención del gobierno como una figura principal en la resistencia nativa.

Crook utilizó espías y exploradores indios para recopilar información sobre la ubicación y los planes de sus parientes. Mientras las tropas avanzaban hacia el norte a través de la cuenca del río Powder, acamparon junto a Crazy Woman Creek, un afluente del río Powder bien al norte de la actual Kaycee y al este de las montañas Bighorn. Los exploradores de Crook capturaron a un joven Cheyenne, quien al ser interrogado reveló que el campamento principal de los Cheyenne del Norte estaba aislado en el Red Fork del río Powder, llamado por las tribus Willow Creek, a unos dos días de viaje hacia el suroeste.

Otro cheyenne, un espía que había llegado de los campamentos de Lakota en el norte, le dijo a Crook que Crazy Horse sin duda había escuchado que había soldados en el área y que sin duda movería su campamento más al norte, lejos del peligro inminente.

Aprovechando esta oportunidad, Crook cambió su objetivo y envió a más de la mitad de sus tropas, bajo el mando del Coronel Ranald S. Mackenzie, a las Montañas Bighorn en busca de la aldea Cheyenne. La fuerza de Mackenzie consistía en 700 hombres en 11 compañías de los regimientos de caballería 2, 3, 4 y 5. Aumentando estas tropas había más de 400 exploradores indios, incluidos unos 150 Lakota y Arapaho, más de 100 Pawnee y aproximadamente el mismo número de Shoshone.

Si bien a todos los exploradores se les prometió una participación en los caballos capturados en la maniobra, los pawnee y shoshone disfrutaron del incentivo adicional de dar un último golpe contra sus enemigos tradicionales. Los exploradores de Mackenzie también incluían a nueve Cheyenne del Norte preocupados, que sabían que pronto se les podría pedir que lucharan contra los miembros de su propia tribu.

Por sus propios exploradores, los cheyenne de la aldea sabían que los soldados se movían a través de la cuenca del río Powder. Muchos querían levantar el campamento de inmediato y dirigirse al norte para reunirse con Crazy Horse.

La mayor parte del Consejo de los Cuarenta y Cuatro, el órgano de gobierno de la tribu, estaba en la aldea en ese momento. Esto incluía a Little Wolf, Dull Knife y Old Bear, tres de los cuatro jefes de Old Man (jefes de paz a los que a veces se les llamaba) y la mayor parte del propio Consejo, compuesto por cuatro representantes de cada una de las diez bandas cheyenne. Este organismo servía para supervisar la mayoría de las actividades tradicionales y cotidianas, especialmente durante las grandes reuniones de la tribu.

Last Bull, jefe principal de la sociedad militar de Kit Fox, que normalmente recibía la dirección del Consejo, al igual que todas las sociedades militares de Cheyenne, consideró que no era necesario irse y declaró una especie de ley marcial de Cheyenne. Ordenó a sus guerreros que cortaran la silla y las cinchas de los caballos de cualquiera que intentara abandonar el campamento y convocó a un baile del cuero cabelludo para celebrar la reciente victoria de su sociedad sobre una pequeña aldea Shoshone. Tenía la intención de luchar contra los soldados si llegaban.

A la mañana siguiente, cuando concluyó la danza del cuero cabelludo, las tropas de Mackenzie, que se habían abierto camino a través de un traicionero laberinto de arroyos y grietas en la oscuridad de la noche, atacaron la aldea desde el extremo este del valle.

El plan de Mackenzie de rodear rápidamente la aldea y aislar a la manada de caballos se frustró cuando un centinela de la manada disparó contra los exploradores Lakota que se adelantaron al cuerpo principal de soldados. Los exploradores respondieron al fuego y, en la lengua vernácula del día, este intercambio de disparos "abrió la pelota".

Alertados de la carga de la caballería, las mujeres, los niños y los ancianos cheyenne huyeron a las colinas al oeste y al norte del campamento mientras sus hombres se apresuraban a defender la aldea y dar a sus seres queridos más tiempo para escapar. La lucha fue breve, pero intensa. Los exploradores Shoshone treparon por un alto acantilado al sur del campamento y lanzaron una fuerte andanada de rifles, obteniendo inmediatamente el control de toda la actividad en la aldea.

En su prisa por escapar, muchos de los habitantes del campamento corrieron hacia el norte a través del arroyo y se adentraron en trincheras profundas y retorcidas que fueron erosionadas por la escorrentía de la pared del cañón más al norte. Al ver esto, Mackenzie envió un destacamento que incluía al teniente John McKinney para interceptarlos. El resultado fue la confrontación más acalorada de todo el asalto, cuando Walking Whirlwind y varios otros hombres cheyenne se levantaron repentinamente de un barranco empinado donde habían estado ocultos, disparando casi a quemarropa contra los soldados de caballería que avanzaban y deteniendo la carga. McKinney murió, al igual que Walking Whirlwind y varios Cheyenne.

While the Cheyenne managed to save their two most powerful medicine bundles—the Four Sacred Arrows and the Sacred Buffalo Hat, the early morning assault caught many people in bed, forcing them to flee into the mountains wearing little or nothing. In addition to their clothing, all their lodges and winter stores as well as weapons, cooking utensils and other essentials, including most of the horse herd were left behind.

Historical and culturally significant items, such as winter counts, which recorded significant events of each past year, unique items such as a sacred ear of corn with great healing properties, shields, pipes, ceremonial dresses, and countless other heirlooms, all fell into the hands of Mackenzie’s men, or were burned along with the lodges. Much of traditional Cheyenne culture was lost as a result.

The pillaging soldiers were infuriated to find, mixed among the Cheyenne belongings, military trappings and personal effects of dead troops of the 7th Cavalry – taken after Custer’s ill-fated attack on the combined Cheyenne and Lakota camp the summer before.

Army casualties included McKinney and six enlisted men killed with twenty-two wounded. The Cheyenne estimated that they lost forty of their people, with twice as many wounded. However, consequences of the attack continued for them long after the shooting stopped.

That night, the Cheyenne headed north, over the canyon wall and into frigid mountain heights. The image of their homes being burned in the valley behind them haunted their steps, while in front of them, a November blizzard rolled toward them across the range. Eleven babies froze to death that first night.

It took them almost a week to exit the mountains, and nearly two weeks to find the camp of Crazy Horse, located near the east fork of Otter Creek in southeastern Montana Territory, a distance of nearly 150 miles from the battle site. The pitiful state of the Cheyenne filled their Lakota friends and relatives with fear. To see the Cheyenne so impoverished and badly beaten convinced many of the Lakota that their families could not risk the same fate.

While traveling with the Lakota camp, the Cheyenne in January took part in a subsequent battle, this one with troops under Gen. Nelson Miles, on Tongue River near present-day Birney, Montana. The fight ended in a draw and served only to support the growing resolve that the dream of driving the white man from their homeland was futile. By late spring 1877, the Northern Cheyenne and even Crazy Horse’s people had all surrendered.

Recursos

  • Bourke, John Gregory and Charles M. Robinson. The Diaries of John Gregory Bourke, vol. 2, July 29, 1876, to April 7, 1878. Denton, Texas: University of North Texas Press, 2005, 179-193. An eyewitness account by Gen. Crook’s aide-de-camp of Col. Mackenzie’s harrowing nighttime approach and early morning attack of the Northern Cheyenne’s winter camp.
  • Greene, Jerome A. Morning Star Dawn:The Powder River Expedition and the Northern Cheyennes, 1876. Vol. 2 of Campaigns and Commanders Series. Norman, Okla.: University of Oklahoma Press, 2003. This is the most current and thorough examination of the fight on the Red Fork and its place in the history of the Plains Indian wars.
  • Grinnell, George B. The Fighting Cheyenne (Civilization of the American Indian Series). Norman, Okla. University of Oklahoma Press, 1983, 359-382. Originally published in 1915, this early and definitive work on Cheyenne culture describes their friendly and wartime interactions with other tribes as well as with U.S. soldiers. , Peter J. People of the Sacred Mountain: A History of the Northern Cheyenne Chiefs and Warrior Societies, 1830-1879. Vol. 2, pt. 4. New York: Harper Collins, 1981, 1056-1071. A meticulous rendering of Northern Cheyenne history told in short episodes originally passed through the generations via oral tradition and detailing everything from anecdotal to important historical events.
  • Smith, Sherry L. Sagebrush Soldier: Private William Earl Smith's View of the Sioux War of 1876. Norman, Okla.: University of Oklahoma Press, 2001, 44-88. The unvarnished story of the Red Fork Battle told through the eyes of an enlisted man, Pvt. William Earl Smith, who documented his participation in the Powder River Expedition.
  • Ricker, Eli S. “The Indian Interviews of Eli S. Ricker, 1903-1919.” En Voices of the American West, vol. 1, Lincoln, Neb.: Bison Books, 2012, 1-121. Contains an in-depth interview with Billy Garnett who was among the scouts who “opened the ball,” at the Red Fork Battle. Garnett was a key figure in this fight and in the 1877 death of the Lakota leader Crazy Horse.

For further reading and research

  • Cozzens, Peter. “Ulysses S. Grant Launched an Illegal War Against the Plains Indians, Then Lied About it.” Smithsonian Magazine, November 2016, accessed March 12, 2020 at https://www.smithsonianmag.com/history/ulysses-grant-launched-illegal-war-plains-indians-180960787/?utm_medium=email&utm_source=govdelivery. A look at the dissembling, chicanery and coverup in the Grant administration and the U.S. Army in the leadup to and the aftermath of the Great Sioux War of 1876.

The Dull Knife battlefield is located on private land on the Red Fork of Powder River, north of Barnum, Wyo., and northwest of Kaycee.


Todo sobre navajas de bolsillo

Mumbleypeg Gold Tier
Posts: 9933 Joined: Fri Apr 18, 2014 1:28 am Localización: Republic of Texas

Re: Brantford Cutlery Co. U.S.A. Never Dull

Post por Mumbleypeg » Mon Oct 14, 2019 1:47 pm

Nice find. Brantford Cutlery knives are not well known but not uncommon either - good old brand. Lots of info and pictures of various patterns can be found using the search function. Here's a couple of posts with pictures.

When the people fear their government, that is tyranny. When government fears the people, that is freedom.

edge213 Gold Tier
Posts: 5011 Joined: Sat Jan 25, 2014 12:48 am Localización: The Crossroads of America

Dull Knife (Cheyenne Chief), -1879

RG0965.AM: Dull Knife (Cheyenne Chief), -1879

Papers: 1877-1879, 1931, 1935
Cheyenne Indian Chief
Size: 1 folder

NOTA DE ALCANCE Y CONTENIDO

This collection contains miscellaneous reports and correspondence concerning Dull Knife, Cheyenne Chief, which were written in the eary 1930s. Included are:

"Strategic Return of the Dull Knife Band of Cheyenne Indians Which Resulted in Their Death in 1879" by E.A. Brininstool
"The Dull Knife Raid of 1878," research by H.S. Robinson
"Indian Raid in 1878 -- Under Cheyenne Chief Dull Knife" by A.N. Keith
"Report of Brig. Gen. George Crook, Headquarters Department of the Platte, Fort Omaha, Nebraska, Sept. 27, 1879"
"Cheyenne Outbreak of 1878"
Northern Cheyenne Raid"

There is also correspondence between Mike Gilmore, a former member of the Cavalry, and A.E. Sheldon, as well as a map with the probable route of Dull Knife's Band.

ADDITIONAL OR RELATED MATERIALS

RG0789.AM: Earl Alonzo Brininstool, 1870-1957

See the NSHS Library collections for various publications about Dull Knife.

ENTRADAS AÑADIDAS:

Brininstool, E.A. (Earl Alonzo), 1870-1957
Cheyenne Indians -- Government relations
Cheyenne Indians -- History
Crook, George, 1829-1890
Dull Knife (Cheyenne Chief), -1879
Fort Robinson (Neb.)
Indians of North America -- Government relations
Keith, A.N.
Robinson, H.S.
Sheldon, Addison Erwin, 1861-1943

Revised 05-14-2008 TMM

For additional information about this collection, please contact our Library Staff.


The Life of Dull Knife, the Cheyenne Chief

The life of Dull Knife, the Cheyenne, is a true hero tale. Simple, child-like yet manful, and devoid of selfish aims, or love of gain, he is a pattern for heroes of any race.

Dull Knife was a chief of the old school. Among all the Indians of the plains, nothing counts save proven worth. A man's caliber is measured by his courage, unselfishness and intelligence. Many writers confuse history with fiction, but in Indian history their women and old men and even children witness the main events, and not being absorbed in daily papers and magazines, these events are rehearsed over and over with few variations. Though orally preserved, their accounts are therefore accurate. But they have seldom been willing to give reliable information to strangers, especially when asked and paid for.

Racial prejudice naturally enters into the account of a man's life by enemy writers, while one is likely to favor his own race. I am conscious that many readers may think that I have idealized the Indian. Therefore I will confess now that we have too many weak and unprincipled men among us. When I speak of the Indian hero, I do not forget the mongrel in spirit, false to the ideals of his people. Our trustfulness has been our weakness, and when the vices of civilization were added to our own, we fell heavily.

It is said that Dull Knife as a boy was resourceful and self-reliant. He was only nine years old when his family was separated from the rest of the tribe while on a buffalo hunt. His father was away and his mother busy, and he was playing with his little sister on the banks of a stream, when a large herd of buffalo swept down upon them on a stampede for water. His mother climbed a tree, but the little boy led his sister into an old beaver house whose entrance was above water, and here they remained in shelter until the buffalo passed and they were found by their distracted parents.

Dull Knife was quite a youth when his tribe was caught one winter in a region devoid of game, and threatened with starvation. The situation was made worse by heavy storms, but he secured help and led a relief party a hundred and fifty miles, carrying bales of dried buffalo meat on pack horses.

Another exploit that made him dear to his people occurred in battle, when his brother-in-law was severely wounded and left lying where no one on either side dared to approach him. As soon as Dull Knife heard of it he got on a fresh horse, and made so daring a charge that others joined him thus under cover of their fire he rescued his brother-in-law, and in so doing was wounded twice.

The Sioux knew him as a man of high type, perhaps not so brilliant as Roman Nose and Two Moon, but surpassing both in honesty and simplicity, as well as in his war record. (Two Moon, in fact, was never a leader of his people, and became distinguished only in wars with the whites during the period of revolt.) A story is told of an ancestor of the same name that illustrates well the spirit of the age.

It was the custom in those days for the older men to walk ahead of the moving caravan and decide upon all halts and camping places. One day the councilors came to a grove of wild cherries covered with ripe fruit, and they stopped at once. Suddenly a grizzly charged from the thicket. The men yelped and hooted, but the bear was not to be bluffed. He knocked down the first warrior who dared to face him and dragged his victim into the bushes.

The whole caravan was in the wildest excitement. Several of the swiftest-footed warriors charged the bear, to bring him out into the open, while the women and dogs made all the noise they could. The bear accepted the challenge, and as he did so, the man whom they had supposed dead came running from the opposite end of the thicket. The Indians were delighted, and especially so when in the midst of their cheers, the man stopped running for his life and began to sing a Brave Heart song as he approached the grove with his butcher knife in his hand. He would dare his enemy again!

The grizzly met him with a tremendous rush, and they went down together. Instantly the bear began to utter cries of distress, and at the same time the knife flashed, and he rolled over dead. The warrior was too quick for the animal he first bit his sensitive nose to distract his attention, and then used the knife to stab him to the heart. He fought many battles with knives thereafter and claimed that the spirit of the bear gave him success. On one occasion, however, the enemy had a strong buffalo-hide shield which the Cheyenne bear fighter could not pierce through, and he was wounded nevertheless he managed to dispatch his foe. It was from this incident that he received the name of Dull Knife, which was handed down to his descendant. As is well known, the Northern Cheyennes uncompromisingly supported the Sioux in their desperate defense of the Black Hills and Big Horn country. Why not? It was their last buffalo region -- their subsistence. It was what our wheat fields are to a civilized nation.

About the year 1875, a propaganda was started for confining all the Indians upon reservations, where they would be practically interned or imprisoned, regardless of their possessions and rights. The men who were the strongest advocates of the scheme generally wanted the Indians' property -- the one main cause back of all Indian wars. From the warlike Apaches to the peaceful Nez Perces, all the tribes of the plains were hunted from place to place then the government resorted to peace negotiations, but always with an army at hand to coerce. Once disarmed and helpless, they were to be taken under military guard to the Indian Territory.

A few resisted, and declared they would fight to the death rather than go. Among these were the Sioux, but nearly all the smaller tribes were deported against their wishes. Of course those Indians who came from a mountainous and cold country suffered severely. The moist heat and malaria decimated the exiles. Chief Joseph of the Nez Perces and Chief Standing Bear of the Poncas appealed to the people of the United States, and finally succeeded in having their bands or the remnant of them returned to their own part of the country. Dull Knife was not successful in his plea, and the story of his flight is one of poignant interest.

He was regarded by the authorities as a dangerous man, and with his depleted band was taken to the Indian Territory without his consent in 1876. When he realized that his people were dying like sheep, he was deeply moved. He called them together. Every man and woman declared that they would rather die in their own country than stay there longer, and they resolved to flee to their northern homes.

Here again was displayed the genius of these people. From the Indian Territory to Dakota is no short dash for freedom. They knew what they were facing. Their line of flight lay through a settled country and they would be closely pursued by the army. No sooner had they started than the telegraph wires sang one song: "The panther of the Cheyennes is at large. Not a child or a woman in Kansas or Nebraska is safe." Yet they evaded all the pursuing and intercepting troops and reached their native soil. The strain was terrible, the hardship great, and Dull Knife, like Joseph, was remarkable for his self-restraint in sparing those who came within his power on the way.

But fate was against him, for there were those looking for blood money who betrayed him when he thought he was among friends. His people were tired out and famished when they were surrounded and taken to Fort Robinson. There the men were put in prison, and their wives guarded in camp. They were allowed to visit their men on certain days. Many of them had lost everything there were but a few who had even one child left. They were heartbroken.

These despairing women appealed to their husbands to die fighting: their liberty was gone, their homes broken up, and only slavery and gradual extinction in sight. At last Dull Knife listened. He said: "I have lived my life. I am ready." Los demás estuvieron de acuerdo. "If our women are willing to die with us, who is there to say no? If we are to do the deeds of men, it rests with you women to bring us our weapons.

As they had been allowed to carry moccasins and other things to the men, so they contrived to take in some guns and knives under this disguise. The plan was to kill the sentinels and run to the nearest natural trench, there to make their last stand. The women and children were to join them. This arrangement was carried out. Not every brave had a gun, but all had agreed to die together. They fought till their small store of ammunition was exhausted, then exposed their broad chests for a target, and the mothers even held up their little ones to be shot. Thus died the fighting Cheyennes and their dauntless leader.


Dull Knife - History

Highlights of our Itinerary
OCTOBER 11: arrive Billings, Montana, check into the Boothill Inn & Suites (free airport shuttle). We&rsquoll kick things off Monday night (7:00pm) with a pizza/beer/wine reception. Meet your host & tour guide, pick up your map packet and other registration info, and hear an orientation talk by Neil to set the stage for the rest of the week.
OCTOBER 12: breakfast at the hotel (included). 8:15 a.m. bus departure. First stop, Canyon Creek Battlefield (Flight of the Nez Perce). Lunch stop in Hardin, Montana (we'll picnic at the Big Horn County Museum, then tour the museum). First stop after lunch: a quick drive up the bluffs to see the site of Fort Custer, established in 1877). For the balance of the afternoon, we&rsquoll explore the site of the Hayfield Fight , the Connor Battlefield (on the Tongue River near present-day Ranchester, Wyoming) and Sawyer&rsquos fight (where the Bozeman Trail crossed the Tongue). Last, we&rsquoll examine General George Crook&rsquos campsite, before checking into our hotel in Sheridan. Dinner on your own. Lodging for the next three nights will be at the Holiday Inn, Sheridan Convention Center (included in registration).
OCTOBER 13: breakfast at the hotel (included). 8:15 a.m. bus departure. First stop, a rare visit to the Dull Knife Battlefield, where Col. Ranald Mackenzie with over 1,000 cavalry and Indian scouts attacked a Cheyenne village on the Red Fork of Powder River, on November 25, 1876. Box lunch provided. Other stops on this day: Fort Reno ruins on the Powder River, and a visit to the site of the Templeton fight, July 20, 1866, on the Bozeman Trail. Overnight in Sheridan (Holiday Inn, Sheridan Convention Center). Dinner on your own.
OCTOBER 14: breakfast at the hotel (included). 8:15 a.m. bus departure. On this day we&rsquoll visit the incomparable Jim Gatchell Memorial Museum , in Buffalo, Wyoming, followed by a stop at the historic Fort Phil Kearny Museum . After lunch in Sheridan (on your own), Neil will conduct the group on walking tours of the Fetterman Battlefield , y el Wagon Box Fight. From there, we&rsquoll retire to our Sheridan hotel (Holiday Inn, Sheridan Convention Center). Dinner on your own.
OCTOBER 15: After breakfast in Sheridan (included with the hotel), we'll depart at 8:15am and go directly to the pristine Rosebud Battlefield, the critical prelude to the Little Bighorn. Due to time constraints, we'll walk to the Buffalo Jump area of the park (foregoing the much longer hike up Crook's Hill). Upon departing Rosebud, we'll follow the Tongue River Road to the Wolf Mountain Battlefield, where Crazy Horse attacked General Miles in the last major combat of the Great Sioux War. From there, we'll visit Lame Deer, the tribal and government agency headquarters of the Northern Cheyenne Reservation. There, we'll visit the site of the Lame Deer Fight, and pay respects at the graves of Dull Knife y Little Wolf. At nearby Busby, we'll visit the grave of celebrated Cheyenne Chief Two Moon. After a delicious Indian Taco at the Custer Battlefield Trading Post (included in your registration), and perusal of the bookstore there, Neil will take us as close as the bus can get to the Crow's Nest, the vantage point in the Wolf Mountains from which Custer's scouts first spied the Indian pony herd in the Little Bighorn Valley. Our route then takes us down Reno Creek to the Little Bighorn, with drive-by discussions of Reno's skirmish line and Valley Fight. By late afternoon, we'll make our way to the Reno-Benteen Defense Site, and finish the day at Weir Point En el campo de batalla. Return to the Boothill Inn in Billings. Dinner on your own.
OCTOBER 16: after breakfast at the hotel (included), we'll depart at 8:15am and drive straight to the Little Bighorn National Monument Visitor Center for some time in the museum and bookstore, and get reoriented. Picking up from where we left off, we'll work our way with Custer's battalion to Calhoun Hill, and the Keogh sector. Box lunches will be provided back at the Visitor Center for a quick respite, then it's off to the 7th Cavalry Memorial y el Indian Memorial to discuss Custer's Last Stand. To close the day, we'll walk through Custer National Cemetery to hear some brief talks at the graves of some of Custer's Indian scouts, and other notable figures like Marcus Reno, and William Fetterman. We'll save time for you to take the self-guided walk down Deep Ravine Trail. Then it's back to the Boothill Inn in Billings.

BONUS : Back at the Boothill Inn, as time permits, we&rsquoll walk across the street to the Boothill Cemetery and hear the story of Muggins Taylor, a scout with Gibbon's column who carried news of the battle to Bozeman. Our stop at Taylor's grave marks the end of our tour. [While you're in the vicinity, make sure to visit the Yellowstone County Museum, not far from our hotel, near the entrance to the airport. It's a small affair, but they have a nice collection. Particularly noteworthy is their collection of Ghost Shirts. Also of interest along the rimrocks trail is the grave of Yellowstone Kelly, overlooking Billings.]

( NOTE: if you wish to stay over at the hotel on October 16 (the Saturday night on our last tour day), please extend your reservation (that night is not included in your tour registration, but the Boothill Inn will extend the same rate). If you're headed to the airport, hotel shuttle or other transportation can be arranged&mdashit is a short distance from the Boothill Inn.


Ver el vídeo: Γιώργος Ρωμανός-Βράδυ θαμπό (Mayo 2022).