La historia

Harriet Taylor

Harriet Taylor


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Harriet Taylor, hija de Thomas Hardy, un cirujano londinense, y su esposa Harriet Hurst, nació en Walworth el 8 de octubre de 1807. A los dieciocho años se casó con John Taylor, un rico hombre de negocios de Islington. En los años siguientes, Harriet tuvo dos hijos y una hija, Helen Taylor.

John y Harriet Taylor se volvieron activos en la Iglesia Unitaria y desarrollaron puntos de vista radicales sobre la política. Se hicieron amigos de William Johnson Fox, un destacado ministro unitario y partidario temprano de los derechos de la mujer.

Harriet Taylor se movió en círculos radicales y en 1830 conoció al filósofo John Stuart Mill. Taylor se sintió atraída por Mill, el primer hombre que conoció que la trató como a una intelectual igual. Mill quedó impresionado con Taylor y le pidió que leyera y comentara el último libro en el que estaba trabajando. Durante los años siguientes intercambiaron ensayos sobre temas como el matrimonio y los derechos de la mujer. Los ensayos que han sobrevivido revelan que Taylor tenía puntos de vista más radicales que Mill sobre estos temas. Ella argumentó: "Al estar abiertas las oficinas públicas para ellos por igual, todas las ocupaciones se dividirían entre los sexos en sus arreglos naturales. Los padres mantendrían a sus hijas de la misma manera que a sus hijos".

Taylor se sintió atraído por la filosofía socialista que había sido promovida por Robert Owen en libros como La formación del carácter (1813) y Una nueva visión de la sociedad (1814). En sus ensayos, Taylor fue especialmente crítica con el efecto degradante de la dependencia económica de las mujeres de los hombres. Taylor pensó que esta situación solo podría cambiarse con una reforma radical de todas las leyes matrimoniales. Aunque Mill compartía la creencia de Taylor en la igualdad de derechos, estaba a favor de leyes que dieran a las mujeres igualdad en lugar de independencia.

En 1833, Harriet negoció una separación de prueba de su marido. Luego pasó seis semanas con Mill en París. A su regreso, Harriet se mudó a una casa en Walton-on-Thames donde John Start Mill la visitaba los fines de semana. Aunque Harriet Taylor y Mill afirmaron que no estaban teniendo una relación sexual, su comportamiento escandalizó a sus amigos. Como resultado, la pareja se aisló socialmente.

John Roebuck argumentó más tarde: "Mi afecto por Mill era tan cálido y tan sincero que cualquier cosa que lo ridiculizara me hiriera. Vi, o creí ver, lo travieso que podía ser este asunto, y cómo nos habíamos vuelto en todos cosas como hermanos, decidí, muy imprudentemente, hablar con él sobre el tema. Con esta resolución fui a la Casa de la India al día siguiente, y luego le dije francamente lo que pensaba que podría resultar de su conexión con la Sra. Taylor. Mis advertencias con frialdad, y después de un tiempo me despedí, sin pensar en el efecto que habían producido mis protestas. Al día siguiente volví a visitar la Casa de la India. En el momento en que entré en la habitación vi que, en lo que a él respectaba, nuestro la amistad había terminado. Sus modales no eran meramente fríos, sino repulsivos; y yo, viendo cómo estaban las cosas, lo dejé. Su parte de nuestra amistad fue desarraigada, no, destruida, pero la mía estaba intacta ".

A excepción de algunos artículos en la revista Unitarian Monthly Repository, Taylor publicó poco de su propio trabajo durante su vida. Sin embargo, Taylor leyó y comentó todo el material producido por John Stuart Mill. En su autobiografía, Mill afirmó que Harriet era el autor conjunto de la mayoría de los libros y artículos que se publicaron bajo su nombre. Añadió que "cuando dos personas tienen sus pensamientos y especulaciones completamente en común, tiene poca importancia con respecto a la cuestión de la originalidad, cuál de ellas tiene la pluma".

En 1848 John Stuart Mill's Principios de economía política fue publicado. Mill planeaba incluir detalles del papel que Taylor había desempeñado en la producción del libro, pero cuando John Taylor se enteró de esto, se opuso y se eliminaron las referencias a su esposa. Sin embargo, en su autobiografía, Mill señaló que el libro fue "una producción conjunta con mi esposa".

John Taylor murió de cáncer el 3 de mayo de 1849. Aún preocupada por los chismes y el escándalo, Harriet insistió en que esperaran dos años antes de casarse. Unos meses después de la boda, el Revisión de Westminster publicó The Enfranchisement of Women. Aunque el artículo había sido escrito principalmente por Taylor, apareció bajo el nombre de John Stuart Mill. Lo mismo sucedió con la publicación de un artículo en el Crónica de la mañana (28 de agosto de 1851) donde abogaron por nuevas leyes para proteger a las mujeres de los maridos violentos. Una carta escrita por Mill en 1854 sugiere que Harriet era reacia a ser descrita como coautora de los libros y artículos de Mill. "Nunca estaré satisfecho a menos que permitas que nuestro mejor libro, el que está por venir, tenga nuestros dos nombres en la portada. Debería ser así con todo lo que publique, porque la mejor mitad de todo es tuyo" .

John Stuart Mill siempre había estado a favor del voto secreto, pero Harriet no estuvo de acuerdo y finalmente cambió la opinión de su esposo sobre el tema. Taylor temía que la gente votara por su propio interés y no por el bien de la comunidad. Ella creía que si la gente votaba en público, la exposición de su egoísmo los avergonzaría al votar por el candidato que proponía políticas que favorecían los intereses de la mayoría.

Harriet Taylor y John Stuart Mill padecían tuberculosis. Mientras estaba en Aviñón, buscando tratamiento para esta condición en noviembre de 1858, Harriet murió. Mill y Taylor habían estado trabajando en un libro. La sujeción de las mujeres en el momento. Helen Taylor, la hija de Harriet, ayudó a Mill a terminar el libro. Los dos trabajaron en estrecha colaboración durante los siguientes quince años. En su autobiografía, Mill escribió que "Quien, ahora o en el futuro, pueda pensar en mí y en el trabajo que he realizado, nunca debe olvidar que no es el producto de un intelecto y una conciencia, sino de tres, el menos considerable de los cuales, y sobre todo el menos original, es aquel cuyo nombre se le atribuye ".

El matrimonio es el único contrato del que se ha oído hablar, del cual una condición necesaria en las partes contratantes era que uno debía ignorar por completo la naturaleza y los términos del contrato. Porque debido al voto de la castidad como la mayor virtud de la mujer, el hecho de que una mujer supiera lo que emprendía sería considerado motivo justo para impedirle emprenderlo.

Mi afecto por Mill era tan cálido y sincero que me dolía cualquier cosa que lo ridiculizara. Vi, o pensé haber visto, lo travieso que podía ser este asunto, y como en todo nos habíamos convertido en hermanos, decidí, muy imprudentemente, hablar con él sobre el tema.

Con esta resolución fui a la Casa de la India al día siguiente, y luego le dije francamente lo que pensaba que podría resultar de su conexión con la Sra. Él recibió mis advertencias con frialdad, y después de un tiempo me despedí, sin pensar en el efecto que habían tenido mis protestas. producido.

Al día siguiente volví a visitar la Casa India. Su parte de nuestra amistad fue desarraigada, no, destruida, pero la mía permaneció intacta.

Solo soy apto para ser una rueda en un motor, no para ser el motor que se mueve por sí mismo: un intelecto realmente majestuoso, por no decir una naturaleza moral, como la tuya, solo puedo mirar hacia arriba y admirar.

Nunca estaré satisfecho a menos que usted permita que nuestro mejor libro, el libro que está por venir, tenga nuestros dos nombres en la portada. Debería ser así con todo lo que publico, porque la mejor mitad es tuyo, pero el libro que contendrá nuestros mejores pensamientos (La sujeción de las mujeres), si solo tiene un nombre, ese debería ser el tuyo.

Quien, ahora o en el futuro, pueda pensar en mí y en el trabajo que he realizado, no debe olvidar nunca que no es producto de un intelecto y una conciencia, sino de tres, el menos considerable de los cuales, y sobre todo el menos original, es aquel cuyo nombre se le atribuye ".

Cuando preguntamos por qué la existencia de la mitad de la especie debería ser meramente secundaria a la de la otra mitad, por qué cada mujer debería ser un mero apéndice de un hombre, sin que se le permita tener intereses propios para que no haya nada con que competir. en su mente con sus intereses y su placer; la única razón que se puede dar es que a los hombres les gusta.

La costumbre endurece a los seres humanos a cualquier tipo de degradación, amortiguando la parte de su naturaleza que la resistiría. Y el caso de las mujeres es, a este respecto, incluso peculiar, ya que a ninguna otra casta inferior de la que hemos oído hablar se le ha enseñado a considerar su degradación como su honor. Se les enseña a pensar que rechazar activamente incluso una injusticia admitida cometida contra ellos mismos es algo poco femenino, y es mejor dejarlo en manos de algún amigo o protector. Se requiere valor moral inusual, así como desinterés en una mujer, para expresar opiniones favorables a la emancipación de la mujer, hasta que, al menos, haya alguna posibilidad de obtenerla.

Todas las causas, sociales y naturales, se combinan para hacer poco probable que las mujeres se rebelen colectivamente contra el poder de los hombres. Están en una posición tan diferente de todas las demás asignaturas, que sus maestros requieren algo más que un servicio real. Los hombres no quieren únicamente la obediencia de las mujeres, quieren sus sentimientos. Todos los hombres, excepto los más brutales, desean tener, en las mujeres más cercanas a ellos, no un esclavo forzado sino uno dispuesto, no un esclavo simplemente, sino un favorito. Por tanto, han puesto todo en práctica para esclavizar sus mentes. Los amos de todos los demás esclavos se basan, para mantener la obediencia, en el miedo; ya sea por miedo a sí mismos o por miedos religiosos. Los amos de las mujeres querían más que una simple obediencia, y utilizaron toda la fuerza de la educación para lograr su propósito. Todas las mujeres se crían desde los primeros años en la creencia de que su ideal de carácter es todo lo contrario al de los hombres; no la voluntad propia y el gobierno por autocontrol, sino sumisión y ceder al control de los demás. Los hombres sujetan a las mujeres, representándoles la mansedumbre, la sumisión y la resignación de toda voluntad individual en manos de un hombre, como parte esencial del atractivo sexual.

La generalidad del sexo masculino aún no puede tolerar la idea de vivir con un igual. Si no fuera por eso, creo que casi todos, en el estado de opinión existente en política y economía política, admitirían la injusticia de excluir a la mitad de la raza humana del mayor número de ocupaciones lucrativas y de casi todas las altas funciones sociales; ordenando desde su nacimiento que no son, y que no pueden serlo de ninguna manera, aptos para empleos que están legalmente abiertos a los más estúpidos y viles del otro sexo.


MILL, HARRIET TAYLOR

MILL, HARRIET TAYLOR (1807-1858), escritor inglés.

Harriet Hardy nació en 1807 en Walworth Road, Londres, se casó con John Taylor en 1826 y tuvo tres hijos, Herbert, Algernon y Helen. Después de enviudar, Harriet se casó con John Stuart Mill en 1851. Su matrimonio terminó con su muerte en 1858 en Avignon, Francia. (Harriet Taylor Mill será en lo sucesivo Harriet y John Stuart Mill será en lo sucesivo John).

Desafortunadamente, Harriet ahora es más conocida por su biografía que por sus escritos, pero la controversia rodea tanto su vida como su trabajo. Primero, su historia de amor con John durante más de veinte años mientras estaba casada con Taylor resultó en el tipo de chismes intelectuales que aún intrigan. La academia continúa discutiendo sobre si fueron tan castos como John presenta su relación en su Autobiografía (1873) y si lo fueran, ¿por qué? Algunos especulan que fueron simplemente cautelosos o considerados con el esposo de Harriet. Otros sugieren que John pudo haber querido preservar su reputación como erudito. Sin embargo, otros culpan a Harriet por su "masoquismo" o frigidez. Uno argumentó por la posibilidad de que tuviera sífilis, que contrajo de su esposo y no quería contagiar a John. Cualquiera que sea la causa, la consecuencia es que Harriet y John dedicaron casi veinte años antes del matrimonio y siete años en el matrimonio pasando gran parte de su tiempo juntos tanto en Inglaterra como viajando por Europa. Disfrutaron de un compromiso apasionado el uno con el otro a lo largo de estos años, como lo demuestran las cartas eróticas que intercambiaron cuando se separaron.

La segunda pregunta que ronda a Harriet se refiere a su colaboración en la escritura que lleva el nombre de John como autor. John expresó su alta opinión de Harriet y reconoció su coautoría de algunas de sus ideas y textos en cartas privadas a ella, en dedicatorias, en cartas y en persona a otros, en su Autobiografía, e incluso en su lápida. Desde su muerte hasta finales del siglo XX, muchos eruditos simplemente han estado en desacuerdo con John. Me vienen a la mente muchas justificaciones para negar la cooperación cuando existe, pero es menos obvio por qué alguien declararía que el trabajo es conjunto cuando no lo es. Los historiadores de la filosofía generalmente han caracterizado a John como "enamorado" o "hechizado" por Harriet. Ellos imaginan a John como un hombre tan desesperadamente enamorado o tan necesitado de una personalidad fuerte para reemplazar a su padre que haría cualquier cosa por Harriet, incluso tergiversar su contribución a su trabajo. Otro enfoque del papel de Harriet es culparla por las ideas con las que un historiador en particular no está de acuerdo. Por ejemplo, Gertrude Himmelfarb acusa a Harriet de llevar a John hacia el socialismo en su Principios de economía política (1848). Otros acusan a Harriet de seducirlo para que apoye el ateísmo. Entonces, o Harriet no tuvo ningún efecto en las ideas de John, o ella fue la fuente de las ideas equivocadas que él tenía (las correctas eran solo suyas).

A partir de la década de 1970, las feministas argumentaron que este análisis de la supuesta coautoría de Harriet y John es sexista. Harriet y John trabajaron juntos, pero las ideas que produjeron juntos no eran "malas" ideas. Una mirada cuidadosa a las cartas, diarios y manuscritos demuestra su comunicación continua con respecto a textos específicos, revisiones e ideas que se incluirán en los textos. La comprensión de las actividades que resultan en la coautoría ayuda a aclarar cómo podrían haber funcionado. La evidencia de que tanto Harriet como John colaboraron con otros autores de manera reconocida y no reconocida agrega apoyo. Finalmente, su trabajo conjunto ejemplifica los dos temas que ambos encontraron centrales para su época: el feminismo y el socialismo.

Si reconocemos su estilo de trabajo colaborativo, es particularmente difícil discutir la contribución de Harriet a la historia de las ideas. Escribió varios artículos y poemas para el Repositorio mensual, un artículo para la Sociedad para la Difusión de Conocimientos Útiles y varios ensayos privados sobre el matrimonio, la educación de la mujer, los derechos de la mujer, la ética, la religión y las artes. Fue coautora con John de una serie de artículos periodísticos sobre crueldad doméstica. Y, si se puede confiar en John, fue el coautor de En la libertad (1859) y el autor de "Sobre el futuro probable de las clases trabajadoras" en su Principios de economía política. Su obra más conocida es "The Enfranchisement of Women", publicada en 1851 (aunque también existe la duda de qué papel desempeñó John en este ensayo). Desde Friedrich Wilhelm Nietzsche (1844-1900), Charlotte Brontë (1816-1855) y Sigmund Freud (1856-1939) hasta las feministas estadounidenses y australianas, el ensayo de Enfranchisement ha despertado una apasionada admiración y condena. Es más radical y más consistente que el más largo de John. Sujeción de las mujeres, publicado en 1869. Los lectores de este ensayo y los demás de Harriet continúan admirando su valentía al descubrir la violencia doméstica, exigiendo el derecho a divorciarse de un marido abusivo, insistiendo en que las mujeres tienen derecho a recibir educación y tener una profesión incluso estando casadas, y señalando las inequidades de las tareas del hogar como base para mayores inequidades públicas.


Molino de Harriet Hardy Taylor (1807-1858)

Harriet Hardy Taylor Mill, una de las filósofas más olvidadas de su tiempo, es quizás una de las escritoras más influyentes de su tiempo, lo que contribuyó en gran medida al movimiento utilitario. Harriet y su segundo marido, John Stuart Mill contribuyeron significativamente a los problemas sociales, económicos y políticos de la primera parte del siglo noventa con sus escritos. Harriet, que se había movido hacia círculos cada vez más radicales en su iglesia utilitaria, centró sus escritos en los derechos de las mujeres, la sexualidad y la política. Después de que su matrimonio con John Taylor terminó en 1833, Harriet conoció a su futuro esposo, el filósofo John Stuart Mill. Entre los muchos logros de Harriet se incluyen su ensayo y libro sobre el movimiento por el sufragio femenino, esto incluye sus obras, Enfranchisement of Women y "The Subjection of Women". Una de las controversias predominantes durante su vida fue su relación con John Mill. La principal controversia rodea la teoría de que Harriet y Mill tuvieron relaciones sexuales antes de casarse. Se teoriza que Harriet contrajo sífilis de su ex marido porque se enfermó en el momento de su segundo matrimonio.

Harriet era ferozmente independiente y escribía sobre temas anteriores a su época. Uno de sus libros en el que estaba trabajando cuando murió en Francia en noviembre de 1858 se titulaba "La sujeción de la mujer". El movimiento por los derechos de las mujeres no comenzaría hasta principios de la década de 1920, pero los escritos de Harriet parecen reemplazar a una época en la que nadie más pensaba en el tema. Es posible que Harriet se haya interesado por Mill porque fue la primera persona que la trató como a una intelectual igual. Su relación era tan fuerte que Mill le aporta gran parte de sus escritos. John Mill y Harriet Taylor se casaron dos años después de la muerte de su exmarido. Entre algunos de los muchos logros de Harriet se encuentran sus avances políticos para las mujeres. Siendo un miembro original de la Sociedad de Kensington, Harriet jugó un papel decisivo en la aprobación de la Ley de Educación de 1870, que le permitió servir como miembro de la Junta Escolar de Londres.

Durante el primer matrimonio de Harriet, con John Taylor, Harriet tuvo un total de tres hijos. Fue después de su último hijo cuando comenzó a mostrar signos de enfermedad. John Taylor más tarde moriría de cáncer en 1849. Sus enfermedades viajarían con Harriet a lo largo de su vida. Nacida el 8 de octubre de 1807, Harriet quedaría lisiada por los efectos de la sífilis. Más adelante en la vida, contraería y moriría de tuberculosis en Francia.

Quizás la persona más importante durante la primera parte del siglo XIX, Harriet hizo mucho para moldear el futuro del movimiento por el sufragio femenino. Entre sus ensayos más famosos e importantes se publicó en 1851 el título Enfranchisement of Women. Esta importante pieza de literatura fue fundamental en los primeros días del movimiento por el sufragio femenino porque por primera vez sus escritos fueron respaldados por hombres en posiciones políticas clave. En un año se publicaba tanto en Europa como en América. Gran parte de lo que escribieron Mill y Harriet se ha combinado durante el último siglo. El trabajo de Harriet fue de vital importancia para el movimiento del sufragio temprano. En vida, Harriet se vio frenada solo por su mala salud y la controversia sexual que rodeaba a su segundo marido.

Bibliografía comentada

Craig, Edward y Floridi, Luciano. Enciclopedia de filosofía de Routledge. Inglaterra: T. J. International y Routledge, 1998.
En formato de diccionario, este trabajo se centra en dos elementos principales de la vida de Harriet Mill. Los dos elementos en los que se centra es la relación que tenía con su segundo y la literatura que se les ocurrió a los dos. Se pone un fuerte énfasis en su inteligencia y su contribución al mundo de la filosofía. Este es un buen recurso para obtener datos rápidos y similares sobre su vida. Aunque técnicamente se considera una enciclopedia, el alcance del trabajo es lo suficientemente estrecho como para considerarlo como una fuente de trabajo legítima y valiosa. Una sección considerable del libro está dedicada a la vida y obra de Harriet.

Dalton. Harriet (Hardy) Taylor Mill. Departamento de inglés de Virginia Tech & lthttp: //athena.english.vt.edu/

jmooney / 3044biosh-o / millharriet.html & gt (18 de 21 de diciembre de 2005).
Este sitio web ofrece una buena descripción general de la vida de Harriet. Se presta mucha atención a los hechos biográficos básicos de su vida en un ensayo breve e integral. Además de esto, el sitio hace un punto al mencionar la principal controversia en torno a su vida. Incluyendo tales ideas de que nunca consumó su segundo matrimonio y que podría haber tenido sífilis.

Jacobs, Jo Ellen. `` The Lot of Gifted Ladies is Hard: A Study of Harriet Mill Criticism ''. Hipatia Vol 9, no. 3 (Verano de 1994): 133-162.
Este artículo de revista es un análisis en profundidad de cómo la sociedad ayudó a dar forma a los escritos filosóficos de Harriet. El objetivo de este artículo es responder a la pregunta de por qué Harriet Mill aparece en la historia de la filosofía como lo ha hecho. Reflexionando sobre el sexismo, la filosofía y su personalidad, este es un artículo muy interesante e informativo. Se requieren conocimientos básicos de quién es Harriet Mill para apreciar plenamente este artículo.

Jacobs, Jo Ellen. La voz de Harriet Taylor Mill. Bloomington, IN: Indian University Press, 2002.
Esta biografía muy completa y profunda de Harriet Mill da un recuento completo de su vida y su contribución al mundo de la filosofía. El objetivo de este libro es presentar un estudio crítico del carácter y aportes de esta persona. Esta es una buena fuente porque intenta comprender el proceso de toma de decisiones por el que pasó Harriet en sus escritos. Esta es una gran fuente de información para aquellos que no tienen conocimiento previo de quién o qué logró esta persona.

Ogilvie, Marilyn Bailey y Harvey, Joy Dorothy, ed. El diccionario biográfico de mujeres en la ciencia: vidas pioneras desde la antigüedad hasta mediados del siglo XX. Nueva York, Nueva York: Routledge, 2000.
Este libro informativo proporciona un análisis biográfico básico sobre las mujeres en la ciencia a lo largo de la historia. Aproximadamente una página y media están dedicadas a sus logros más notables a lo largo de su vida. Gran parte de la atención en esta biografía se concentra en cómo inspiró a su esposo a aprobar una legislación clave a través del gobierno, y cómo su relación prosperó después de su primer matrimonio fallido. Además de esto, el trabajo de Ogilvie y Harvey enumera algunos de sus manuscritos más importantes.

Roberts, Andrew. John Stuart Mill y Harriet Taylor Mill sobre la libertad y el desarrollo personal. Universidad de Middlesex, 21 de noviembre de 2005.
Este sitio informativo brinda una gran comprensión de cómo Harriet y su esposo trabajaron juntos en proyectos. Algunas partes de sus libros dan una idea de lo que Harriet estaba tratando de transmitir a la gente. También hay una breve reseña biográfica de su vida. El propósito de este sitio es brindar al lector un examen cronológico de John Stuart Mill y Harriet Mill después de 1830.

Sol para mujeres. Molino de Harriet Taylor. Sol para mujeres. & lthttp: //www.pinn.net/

sunshine / whm2003 / ht_mill4.html & gt (18 de 21 de diciembre de 2005).
Uno de los sitios web más completos sobre esta persona en particular, este sitio incluye no solo un amplio trasfondo biográfico sobre Harriet Mill, sino que también ofrece al lector sus puntos de vista filosóficos. Además de esto, esta página web está completamente documentada, lo que proporciona a este sitio mucha autenticidad y legitimidad académica. La documentación también es útil porque las fuentes utilizadas en este documento se pueden buscar y verificar.

Waithe, Mary Ellen, ed. Una historia de las mujeres filósofas. Países Bajos: Kluwer Academic Publishers, 1991.
Este libro tipo diccionario enumera los logros y contribuciones de muchas filósofas importantes a lo largo de la historia. La sección dedicada a Harriet Mill enfatiza sus puntos de vista sobre los derechos de la mujer. Además de esto, el pasaje hace notar que estos sentimientos no fueron compartidos por los de su esposo. Este fue un buen recurso porque su enfoque es limitado y brinda una idea de cuáles eran sus puntos de vista filosóficos.


Temas relacionados

La Unión de Sociedades Éticas

La Unión de Sociedades Éticas (ahora Humanistas del Reino Unido) se formó en 1896, uniendo sociedades éticas existentes para el compañerismo y [& hellip]

Salón Mackenzie

Mackenzie Hall es un espacio comunitario en el pueblo de Brockweir, Gloucestershire, otorgado por Millicent Mackenzie en memoria de ella [& hellip]

Francis Crick (1916-2004)

Francis Crick descubrió la estructura del ADN, la molécula biológica de información hereditaria, y descifró el código genético mediante el cual [& hellip]

Puerta máxima

Max Gate es la antigua casa de Thomas Hardy en Dorchester, Dorset. Hardy diseñó y vivió en Max Gate desde 1885 hasta [& hellip]

Humanist Heritage traza las contribuciones hechas por los humanistas y el humanismo a la historia del Reino Unido.


Harriet Taylor

Harriet Taylor (también conocida como Harriet Taylor Mill) fue una filósofa y defensora de los derechos de las mujeres.

Taylor nació en 1807 en Walworth, al sur de Londres. Sus padres son Thomas Hardy, un cirujano londinense, y su esposa Harriet Hurst. Fue educada en casa y mostró un gran interés por la poesía. A la edad de 18 años, Taylor se casó con el mayorista de productos farmacéuticos de 39 años, John Taylor. Los Taylor participaron activamente en la Iglesia Unitaria y desarrollaron puntos de vista radicales sobre la política. Eran amigos del reverendo William Johnson Fox, un destacado ministro unitario y defensor de los derechos de la mujer. En 1830, Fox presentó a Taylor al filósofo John Stuart Mill, quien trató a Taylor como su igual intelectual y los dos se enamoraron rápidamente. Se embarcaron en una relación escandalosa, en la que Mill hacía visitas casi todas las noches a la casa de los Taylor, visitas que John Taylor facilitaría yendo a su club. En 1832, Taylor y Mill publicaron "Early Essays on Marriage and Divorce", que habían escrito juntos.

En 1833, tras una separación de prueba de su marido en la que pasó
seis semanas con Mill en París. Taylor se mudó a una residencia separada con su hija, Helen. Mill comenzó a visitarla los fines de semana, pero los dos insistieron en que la relación era platónica. A pesar de esto,
La relación de Taylor y Mill los llevó a ser rechazados por la sociedad y obligados a vivir en aislamiento social. Durante los siguientes años, Taylor y Mill intercambiaron ensayos sobre temas como el matrimonio y los derechos de la mujer; los ensayos supervivientes revelan que Taylor tenía puntos de vista más radicales que Mill sobre estos temas. Taylor se interesó por la filosofía socialista promovida por Robert Owen en libros como The Formation of Character (1813) y A New View of Society (1814), y muchos de los ensayos de Taylor criticaron el efecto degradante de la dependencia económica de las mujeres sobre los hombres. Ella sintió que esto solo podría remediarse con una reforma radical de todas las leyes matrimoniales. Mill, como Taylor, creía en la importancia de la igualdad de derechos, pero estaba a favor de leyes que dieran a las mujeres igualdad en lugar de independencia.

En 1848, Mill tenía la intención de incluir detalles del papel que Taylor había desempeñado en la producción de su libro, Los principios de la economía política. John Taylor se negó a que se nombrara a su esposa y se eliminaron todas las referencias a ella. Más tarde, Mill escribiría en su autobiografía que el libro había sido un esfuerzo conjunto. En 1849, John Taylor murió de cáncer. Debido a la preocupación por nuevos chismes y escándalos, Taylor insistió en que Mill esperara dos años hasta que se casaran.

En 1951, unos meses después de la boda de Taylor y Mill, Westminster Review publicó The Enfranchisement of Women. El ensayo se considera una de las obras más importantes de Taylor, pero se publicó con el nombre de Mill. Abogó firmemente por que las mujeres gocen de igualdad en todos los derechos, políticos, civiles y sociales, con los ciudadanos varones de la comunidad. Las opiniones expresadas en el texto eran mucho más radicales que las del propio Mill. Más tarde ese año, se publicó en el Morning Chronicle un artículo que abogaba por nuevas leyes para proteger a las mujeres de los maridos violentos. El artículo también se atribuyó erróneamente a Mill.

Aparte de algunos artículos en la revista Unitarian Monthly Repository, hay muy pocas obras literarias atribuidas a Taylor. Ella tuvo una gran influencia en la obra de Mill, y en su autobiografía afirmó que ella era la autora conjunta de la mayoría de los libros y artículos publicados bajo su nombre.

En 1858, Taylor y Mill viajaron a Avignon, Francia, para buscar tratamiento para su tuberculosis. Mientras estaba allí, murió de insuficiencia respiratoria. Un año después, la obra más famosa de Mills, "On Liberty", que la pareja había escrito juntos, fue publicada y dedicada a ella. Luego, la hija de Taylor, Helen y Mill trabajaron juntos para desarrollar las ideas que Taylor había esbozado en su ensayo, The Enfranchisement of Women. Desarrollaron esto en The Subjection of Women, que se publicó once años después de su muerte.


Molino de Harriet Taylor

Un retrato de Harriet Taylor Mill de la National Portrait Gallery de Londres. (Wikimedia Commons) Harriet Taylor, de soltera Hardy, nació en Londres en 1807. A los 18 años se casó con John Taylor, un farmacéutico mayorista con quien tuvo tres hijos: Herbert, Algernon y Helen. Estuvo involucrada en la comunidad políticamente radical entonces activa dentro de la Iglesia Unitaria y contribuyó regularmente con artículos a su publicación. Repositorio mensual. Estos son los únicos artículos que se le atribuyen abiertamente a Taylor, pero su carrera intelectual fue mucho más seria y extensa de lo que indicaría una serie de trabajos breves en una revista unitaria.

Fue a través de un ministro, William Fox, de South Place Chapel, que Taylor conoció en 1830 a su compañero y colaborador de toda la vida, John Stuart Mill. Durante los siguientes 20 años, Taylor y Mill mantuvieron una apasionada correspondencia en la que expresaron un profundo afecto el uno por el otro y discutieron y refinaron sus puntos de vista y teorías políticas. Si la relación fue sexual es tema de debate. Pero dada la casi imposibilidad del divorcio en la Inglaterra victoriana, el esposo de Taylor toleró la amistad y permanecieron casados ​​hasta su muerte en 1859. En 1861, después de observar el período de duelo de dos años adecuado, Taylor y Mill se casaron. Al hacerlo, redactaron un contrato de matrimonio de lo más atípico que concedía a Taylor plena autonomía jurídica y económica. En sus votos matrimoniales, además, Mill declaró que su nueva esposa mantendría "absoluta libertad de acción ... como si tal matrimonio no hubiera tenido lugar".

En 1851, el ensayo feminista histórico "The Enfranchisement of Women" apareció bajo el nombre de Mill. Se desconoce si esto se hizo para atraer a un público más amplio o como una cuestión de propiedad, pero ahora se acepta generalmente que Taylor fue el autor principal. El propio trabajo de Mill sobre el tema, "La sujeción de las mujeres", apareció solo una década después. En “The Enfranchisement of Women”, Taylor aboga por la plena igualdad jurídica, social y económica de los sexos y ataca la institución del matrimonio en su forma actual. Sugiere que la desigualdad sexual no se debe a un conjunto complejo de deseos y diferencias, sino que se mantiene, en cambio, por el simple mecanismo de la fuerza física porque beneficia a los hombres.

Como muchas feministas que escribieron durante el siglo XIX, Taylor compara la suerte de las mujeres en el matrimonio con la esclavitud de bienes muebles. La comparación puede parecer melodramática e incluso ofensiva para los lectores contemporáneos, pero la analogía era lógica por varias razones. Advocates of women’s rights and women’s suffrage would have been members of the same social and political circles as abolitionists. The arguments abolitionists made concerning the inherent dignity and equality of human beings regardless of race were easily translated into early feminist demands for suffrage and economic rights regardless of gender.

Furthermore, the legal status of married women was truly deplorable. Married women literally lost their legal personhood under the institution of "coverture." Once married, women’s rights and possessions were “covered” by the legal status of their husbands. Title to all property inherited or earned was transferred and physical coercion of wives by their husbands was legal (the expression “rule of thumb” originates in the size of the rod acceptable for beating one’s wife and children). Certainly in effect, women of Taylor's time were the property of their husbands. Moreover, given the lack of opportunities for women to support themselves outside of marriage, the institution could hardly be considered a contract freely entered into.

The Outcast by Richard Redgrave, 1851.(Wikimedia Commons) A father evicts his daughter and her illegitimate baby from the family home. British women enjoyed few legal rights independent of their fathers or husbands throughout the 19th Century.

Taylor’s arguments for women's rights were not framed wholly in terms set by the abolition debate she also borrowed from socialist thought. Because inequality is derived from property and power, Taylor presents women, slaves and the working class as suffering from the same basic structural issue – their subjection by a more powerful class. In the case of middle and upper class free women, this powerful class was men.

Taylor’s legacy has been one of companion and educated muse, but it is likely that, in addition to being Mill's primary interlocutor, she was also the co-author of several of Mill’s works, incluso En la libertad. She also contributed significantly to Mill’s Principios de economía política. Mill himself stated that while he was largely responsible for the book’s theoretical component, Taylor contributed the main philosophic and institutional arguments. (The book’s subtitle, “Some of Their Applications to Social Philosophy,” indicates the importance Mill accorded to her contribution). He acknowledged her as the sole author of the chapter “On the Probable Futurity of the Working Classes.”

Scholarly resistance to Taylor’s authorship has persisted from the 19 th Century through the present. Although Mill repeatedly credits her with significant contributions in his autobiography and elsewhere, scholars have often dismissed even this unequivocal, first-hand testimony. Some have argued that Mill was simply “besotted” by Taylor or so upset by her death that he exaggerated her contributions hoping to inflate her legacy. While Taylor’s influence on Mill’s “Subjection” is now generally accepted, claims that she influenced any of Mill's works unrelated to what the 19 th Century called “the Woman Question" remain controversial.

Taylor died of tuberculosis on her way to Avignon in 1858. She was 51. Mill bought a house near the cemetery where she was buried and erected an elaborate tomb. More significantly, he honored Taylor’s memory by bringing a bill for women's suffrage before Parliament in 1866. It contained the signatures of 1521 women who desired the vote. Parliament rejected it by avote of 196 to 73. Taylor’s daughter Helen helped form the National Society for Women’s Suffrage and Mill spoke at several of their meetings between 1869 and 1871.

Written by Rebecca H. Lossin, Ph.D. candidate in Communications, Columbia Journalism School, Columbia University

Obras consultadas

Bodkin, Ronald G. “Women’s Agency in Classical Economic Thought: Adam Smith, Harriet Taylor Mill and J.S. Mill,” Feminist Economics, 5:1, 45-60

Jacobs, Jo Ellen “Mill, Harriet Taylor," Encyclopedia of the Age of Industry and Empire, eds. John Meriiman and Jay Winter, Detroit: Charles Scribner’s Sons, 2006

“Taylor, Harriet” Encyclopedia of Women Social Reformers, Santa Barbara: ABC-Clio, 2001


Harriet Taylor Upton

After embracing the cause of women's suffrage, Harriet Taylor Upton (1854-1945) devoted her life to the movement. Born in Ravenna, she moved to Warren as a child and lived in this house beginning in 1873. Upton was treasurer of the National American Woman Suffrage Association from 1895 to 1910 and brought its headquarters to Warren in 1903, where it remained until 1910. She served as president of the Ohio Woman Suffrage Association for 18 years. As the first woman vice chair of the National Republican Executive Committee, Upton was instrumental in the passage of child labor laws and securing governmental appointments for women. Her devotion to women's causes and skills as a public speaker earned her nationwide respect.

Erected 2003 by The Ohio Bicentennial Commission, The International Paper Company Foundation, and The Ohio Historical Society. (Número de marcador 15-78.)

Temas y series. This historical marker is listed in these topic lists: Civil Rights &bull Women. In addition, it is included in the Ohio Historical Society / The Ohio History Connection, and the Women's Suffrage 🗳️ series lists. A significant historical year for this entry is 1873.

Localización. 41° 14.427′ N, 80° 49.344′ W. Marker is in Warren, Ohio, in Trumbull

Condado. Located at the Upton House. Toque para ver el mapa. Marker is at or near this postal address: 380 Mahoning Avenue, Warren OH 44483, United States of America. Toque para obtener instrucciones.

Otros marcadores cercanos. Al menos otros 8 marcadores se encuentran a poca distancia de este marcador. Phebe Temperance Sutliff (here, next to this marker) John Stark Edwards House (within shouting distance of this marker) Trumbull Red Cross Chapter House / Pioneer Cemetery (about 600 feet away, measured in a direct line) Perkins House (about 700 feet away) Kinsman House (approx. 0.2 miles away) First Presbyterian Church (approx. 0.2 miles away) Leicester King / The Underground Railroad on the Warren-Ashtabula Turnpike (approx. 0.2 miles away) Commemorative Ingot (approx. 0.3 miles away). Touch for a list and map of all markers in Warren.

Ver también . . . The Upton House. (Submitted on May 20, 2013, by Mike Wintermantel of Pittsburgh, Pennsylvania.)


SLG, Hidden from History – Harriet Taylor and John Stuart Mill: the love affair that made modern liberalism

Every Somervillian has heard of John Stuart Mill, but how many of us have heard of Harriet Taylor? And yet it was Mill and Taylor’s passionate, complicated romance that created modern liberalism. On Thursday, 3rd June Ian Dunt will tell the story of an intellectual partnership that dazzled contemporaries and still shapes our world today, and of a woman who has been wiped from the intellectual record (and whose daughter left the treasure that is Mill’s library toSomerville)…

Ian Dunt is Editor-at-large of Politics.co.uk, a columnist for the New European y el I newspaper and a regular host on the Oh God, What Now? podcast. His 2020 book How To Be A Liberal explores John and Harriet’s contribution to liberalism and much, much more.

Booking arrangements: This event will take place on Zoom please RSVP simply by emailing [email protected] Numbers are limited to 100 so early booking is advised.

There is no charge for this event.

How To Be A Liberal is published by Canbury Press who have a special offer for us: £12.50 for a signed hardback copy with free postage to the UK (RRP £25.00). Please follow this link (discount applied at checkout): https://www.canburypress.com/discount/HARRIET?redirect=%2Fproducts%2Fhow-to-be-a-liberal-by-ian-dunt-hardback-isbn9781912454419

Dates for the Diary

On Thursday 8th July there will be a online talk by Ann Oakley (Titmuss 1962), prolific writer and sociologist, entitled: Perils of wifehood: how what wives do gets written out of history

Assuming that ‘live’ events will be possible, there will be two London walks, guided as usual by Marilyn Collis: 5th July at 6.00pm in Mayfair, and 14th September at 6.00pm in Spitalfields


Harriet Taylor - History

Submitted by: Mrs. Eliza A. Caldwell, daughter

Harriet (Taylor) Aaron, a full blood Choctaw, was born near Doaksville, I.T. which is now Ft. Towson, Ok. on 9-3-1891. She died 2-1-1953.

Her parents were John, Jr. and Eliza (Christie) Taylor. They all had roll numbers. Enrolled brothers and sisters of Harriet: Levi Taylor, Roberson Taylor, Jiney Elaposhabbi, born 9-3-1903 and died in 1957. Her N.B. Roll number is unknown. John Taylor III was not enrolled. He died in 1951 at the age of 42.

Harriet’s husband was Moses Aaron, full blood Choctaw. He died overseas in World War I in 1918. He was buried near Ft. Towson. Moses’s parents were Johnson and Sarah McKinney) Aaron. They were enrolled, also.

Moses and Harriet were the parents of Eliza (Aaron) Caldwell. She was born in Ft. Towson, Ok. on 7-25-1917. Eliza had no living brothers or sisters. The grandchildren are Cecil S. Caldwell, Alice Marie Bishop, Milton Caldwell and Herbert A. Caldwell.


Upton, Harriet Taylor (1853-1945)

Harriet Taylor Upton was born December 17, 1853 in Ravenna, Ohio, the daughter of Ezra Taylor, an Ohio judge. The Taylor’s moved to Warren, Ohio, in 1861, and later purchased the home now known as the Harriet Taylor Upton House in 1873 from the Perkins family. Harriet graduated from Warren High School in the same year. Harriet’s father was appointed to Congress in 1880, and she accompanied him to Washington, D.C. while Congress was in session. She became known in society for her literary ability and amiable character. She married Attorney George Upton in 1884.

Upton emerged as one of the leading voices of the Women’s Suffrage Movement in the early 1890s, and spent thirty years dedicating herself to the passage of the 19th Amendment. In 1891, she hosted a gathering of women seeking equal rights, known as the Ohio Women in Convention, within her home. Upton served as a key organizer and the first president of the Suffrage Association of Warren, as well as the president of the Ohio Woman Suffrage Association from 1899 to 1908 and again from 1911 to 1920. She stated in a 1912 letter to a friend on Ohio Woman Suffrage Association letterhead, “Not for our sakes alone, then, but for the success of our cause throughout the land is it our duty to make ‘Ohio Next’” referring to the vote to provide women equal suffrage.

Upton was also a member (1890) and later the treasurer (1894-1909) of the National American Woman Suffrage Association (NAWSA), the product of the merger between the American Woman Suffrage Association (AWSA) and National Woman Suffrage Association (NWSA) in 1890. She brought the national headquarters to her home in Warren, Ohio from 1903 to 1905, during which the National Conference was held there in 1904. The organization then temporarily relocated its headquarters to the Trumbull County Courthouse until 1909. Upton served as the chairman of NAWSA’s congressional committee with colleagues Susan B. Anthony and Carrie Chapman Catt, among others, and was instrumental in opening the diplomatic corps to women, in placing women on the Advisory Committee of the Conference for Limitation of the Arms, and in the final reporting out and passage of the Child Labor Bill. Several months prior to the ratification of the 19th Amendment, NAWSA transitioned into the League of Women Voters, of which Upton was a charter member. She was recognized by the Washington Post as, “…without a doubt the best liked and wisest suffrage worker in the country. Always in times of stress, the other state leaders have to call in Mrs. Upton.”

Throughout her life, Upton participated in a variety of other state, national, and international organizations, including the Daughters of the American Revolution and the Woman’s Christian Temperance Society. In 1898, she was the first woman elected to the Warren Board of Education. In 1920, she was elected Vice Chairman of the Executive Committee of the Republican National Committee, the first woman to serve on the highest national body of Republican politics. She stepped down from her position in 1924 in order to pursue a position in Congress, like her father, however was unsuccessful in the primary election in Ohio’s 19th District. Upton had a variety of interests and hobbies, and was considered an excellent cook, needlewoman, author, realtor, and orator. She was a prolific author of children’s books and books on historical themes, including but not limited to, “Our Early Presidents: Their Wives and Children, from Washington to Jackson” (1982), “A Twentieth Century History of Trumbull County” (1909), “A History of the Western Reserve” (1910), and an autobiography ”Random Recollections” (2004, written 1927).

Upton passed away in Pasadena, California on November 2, 1945 at the age of 91. She was inducted into the Ohio Women’s Hall of Fame in 1981.


Ver el vídeo: Harriet Taylor Mill, Edith Stein and Hannah Arendt. History of Women Philosophers G 10 20112 (Junio 2022).


Comentarios:

  1. Kerwyn

    Disculpe, he pensado y aclaré el pensamiento

  2. Damek

    SÍ, este es un mensaje inteligible

  3. Fenrimuro

    Le ruego a su perdón que te interrumpiera.



Escribe un mensaje